A Corea del Sur con muchas dudas y sufrimiento

La Selección Nacional sub-20 masculina de fútbol logró esta noche el pase al Mundial de la categoría, luego de empatar 1-1 frente a su similar de Panamá en el estadio Nacional de La Sabana y acceder a la cita mundialista tras el mediocre formato.

El juego fue más de lo más; más bien, probablemente este fue el peor juego de todos, el más sufrido, el más insípido.

Contrario a lo esperado, el equipo se fue viendo cada vez peor partido tras partido, con excepción de algunos lapsos ante Trinidad & Tobago y Bermudas, y un par de chispazos contra Honduras, el conjunto patrio mostró gruesas carencias en todas sus líneas.

Para este miércoles el escenario era al menos puntuar para lograr la clasificación; ya jugar bonito no importaba, convencer tampoco.

Rápidamente en el partido los de casa se fueron arriba en el marcador, esto tras un buen remate de Randall Leal que se le coló en la esquina baja del guardameta canalero para el 1-0 al 8’. Un verdadero premio al mejor jugador de la tricolor en el torneo, quien tuvo que abandonar de cambio más adelante por lesión.

La etapa inicial terminó equiparada, con el sentimiento de que el grupo podía defender el gol a favor en el complemento y talvez buscar un tanto más que diera la tranquilidad, pero sucedió todo lo contrario.

El segundo tiempo fue un verdadero martirio. Panamá se comió el medio campo, adelantó filas y encimó a una selección que ya de por sí había tenido grandes problemas en la generación del juego en los cuatro partidos anteriores. Se notó el nerviosismo en las imprecisiones, en los balones reventados atolondradamente para ver a plantar el bloque defensivo.

Tanto fue el cántaro al agua que se terminó quebrando. Al 56’, Isidoro Hinostroza aguantó la marca en el borde del área ante una tibia marca, se volteó y enfrentó a un Mario Sequeira que se quedó clavado en el arco para facilitarle la definición. 1-1.

Tras el empate la presión y la zozobra se vivió a un más. Un cambio defensivo de Marcelo Herrera auguraba el sufrimiento que se venía.

El tiempo transcurrió entre muchos ¡uy!, con un par de bocanadas de aire por la vía del contragolpe, pero silbatazo final llegó para desatar la algarabía de los jóvenes y la afición presente en el estadio.

Mucho, muchísimo por mejorar en los siguientes dos meses, pero se consiguió el objetivo.

Alineación:

Fotografía: Randall Gutiérrez – Deporticos.

Comentarios en Facebook

Jonathan Salazar Azofeifa

Jonathan Salazar Azofeifa

Periodista y co-fundador de Deporticos. Estudió en la Universidad Internacional de las Américas, actualmente cursando la Licenciatura. Especialidad en deportes no tradicionales y legionarios. Como buen "tico", amante del fútbol nacional e internacional y seguidor del equipo de todos: "La Sele". Dominio de los idiomas inglés y portugués. Experiencia previa en el programa de radio, Atardecer Deportivo, bajo la dirección de Miguel "Alacrán" Delgado.

También podría gustarle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *