El equipo que se comportó como un grande

En general, las aspiraciones de un equipo recién ascendido de la Liga de Ascenso a Primera División son mantenerse en la máxima categoría al final de la temporada (dos torneos cortos). Sin embargo, San Carlos llegó de la mano de Martín Cardetti y con unas finanzas sanas y sólidas que le permitieron invertir en la parte deportiva y de infraestructura del Carlos Ugalde que daban señales de que llegó no sólo para quedarse, sino para competir y ser protagonista del fútbol nacional.

La base del plantel la conforman jugadores experimentados. Álvaro Saborío a sus 36 años es la punta de lanza de los toros del norte que están dispuestos a clavarle los cuernos a cualquier equipo. Juan Vicente Solís y Marco Julián Mena son símbolos de la institución que han acompañado al equipo incluso en la Liga de Ascenso, mientras que Carlos Acosta como capitán, Rudy Dawson, Kevin Cunningham, Esteban Ramírez, Ismael Gómez y Marvin Obando, estos tres últimos que saben lo que es ser campeón nacional, son una muestra de que San Carlos siempre tuvo con qué pelearle de tú a tú a cualquier equipo grande  de nuestro balompié.

No es casualidad que en fase regular los dirigidos por Cardetti hayan vencido a Alajuelense en Ciudad Quesada, que haya empatado ambos duelos de fase regular ante Saprissa y que haya sacado los tres puntos de casa ajena ante Limón y Santos, dos de las canchas más complicadas para los equipos visitantes.

El estilo de juego implementado por su técnico les permitía ser un equipo incómodo en cualquier cancha, uno que aunque venía apenas llegando de Liga de Ascenso no se sentía inferior al rival y buscaba proponer. Esto lo llevó a disputar las semifinales del torneo como tercero de la tabla y forzar a Alajuelense a los penales en una serie vibrante que llevó al límite a ambos equipos, algo digno de resaltar.

Pero el éxito norteño no se limita sólo al ámbito deportivo. Lo más novedoso en tierras norteñas es la llegada del exdirectivo morado Jorge Alarcón. El mexicano llegó para hacer crecer más a la institución desde los despachos, donde ya se han gestado cambios importantes como la remodelación del estadio Carlos Ugalde, que ahora cuenta, entre otras cosas, con nueva sala de prensa, nuevos camerinos, pantalla gigante, escudo y mascota nueva y casa club. En suma, un ejemplo de cómo manejar las finanzas de un equipo en nuestro país, un tema que suele generar problemas a los clubes en forma de atrasos salariales, deudas millonarias, atrasos en el pago a la Caja Costarricense de Seguro Social entre otras obligaciones financieras.

San Carlos llegó a ponerle un sabor distinto a nuestra liga, uno que le hacía falta.

Comentarios en Facebook

También podría gustarle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *