En paz descanse el “Ojo del Tigre”

Uruguayo de nacimiento, pero con corazón costarricense, a sus 70 años, Orlando de León, el entrenador de la Asociación Deportiva Municipal Liberia, falleció a eso de las 2:35 a.m.

Quien llegó a nuestro país, “sin querer”, como decía en sus entrevistas, pero que terminó haciendo carrera aquí y amando el territorio costarricense como todo un Tico, la muerte de esta persona, es un golpe duro al fútbol costarricense por la gran pérdida que significa esto, tomando en cuenta que fue una gran persona en todo momento.

El club donde dirigió se encargó de comunicar la muerte por medio de un comentario en su página oficial, el fallecimiento del charrúa.

“Comunicamos con muchísimo pesar el fallecimiento de un gran ser humano, de un excelente profesional. Se nos ha ido para siempre (…) Adiós Maestro, tu legado queda vivo, El “Ojo del Tigre” estará presente en nuestras vidas. Nos unimos al dolor que embarga a su estimable familia y como club las gracias infinitas por habernos dado tantas alegrías”, comunicó en su página oficial el Municipal Liberia.

El hombre récord de nuestro país logró mayor cantidad de ascensos a la máxima categoría y dirigió a los más grandes del fútbol nacional.

Estos son los datos del Don Orlando de León en nuestro país: 

Dirigió más de 2150 partidos en su carrera, de ellos 559 en la 1º división de Costa Rica. Pasó por Ramonense, Herediano, Guanacasteca, Turrialba, Liga Deportiva Alajuelense, Municipal San José, Pérez Zeledón, Santa Bárbara, Liberia, Puntarenas, Limón y Carmelita en 1ª división; además de San Carlos y Santacruceña.

Obtuvo el récord mundial de ascender a 7 equipos a 1ª división. También fue Director Técnico en Guatemala, Uruguay, Venezuela, Ecuador y Panamá.

El charrúa por último se declaró apasionado y enamorado del Club Sport Herediano, un equipo con el estuvo tres veces de hacerlo campeón nacional, también el cuadro que más dirigió con 148 juegos.

Datos e información: Más que números

Comentarios en Facebook

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *