Jennifer Monterrey: Coraje sobre ruedas

Este deporte lo ha sido todo para Jennifer desde su niñez. Todo empezó como un día normal, cuando tenía 10 años y sus padres decidieron llevarla al salón de patines de La Sabana junto con su hermana. Les gustó tanto la experiencia que siguieron llegando a patinar los fines de semana. A los 22 días de practicar, contactaron a Jennifer; se trataba del encargado del patinaje nacional en ese momento, invitándola a llegar a entrenar.

¿Cómo fue obteniendo sus logros?

Empecé mis entrenamientos a una temprano edad 2 veces a la semana y a los 3 meses viajé al Centroamericano en Guatemala en el cual obtuve una medalla de plata. Cuando regresé del viaje quise seguir patinando porque sabía que podía lograr mucho más. Viajé todos los años a los centroamericanos obteniendo múltiples medallas y en el 2007 estuve en mi primer campeonato mundial, el cual era totalmente diferente a lo que había vivido anteriormente.
¿Ha tenido algún altibajo en el patinaje?
Estuve retirada del patinaje alrededor de año y medio debido a lo más lindo que hay en mi vida, mi hija, la cual es mi fan número uno y la que me apoya todos los días.
¿Cómo vivió las lesiones en el momento del mundial?
Con sólo dos meses de entrenamiento viajé a un centroamericano y logré una medalla, sabía que esto iba para más; logré la clasificación a los Panamericanos en Guadalajara obteniendo el 7mo lugar en una prueba y el pasé a la final en la siguiente, quería más y más, hasta que empezaron las lesiones, estuve más de mes y medio en terapia debido al tobillo y así viajé al mundial en el 2014 como fogueo para lo que sería mi mejor campeonato, el centroamericano San José 2015.
Regresando del mundial pasé directa a operación, pasaría otros dos meses fuera; seguí entrenando fuerte para lo que sería el tan esperado campeonato y faltando una semana volvió a caer todo nuevamente, una lesión en la espalda la cual no me permitía prácticamente caminar, pasaba todo el día en terapia y ningún fisioterapeuta sabía exactamente que tenía, los doctores me inyectaban y me daban medicamentos para el dolor hasta tal punto en que pasaba en el hotel vomitando sangre, pasó de ser el tan esperado campeonato a ser la peor parte de toda mi carrera deportiva, fue un golpe emocional sumamente duro pero sin embargo sabia que no podía dejar todo así, que tenía para más y sabía que lo podía demostrar, demostrármelo a mi misma.
Seguí entrenando cada día mas fuerte, más planificado y rodeada de gente que creía en mi, 1 mes después me llegó la gran noticia, era la única clasificada oficial de toda Centroamérica para los Juegos Mundiales Cali 2014, sabía que ahí lo iba a lograr, superaría mis tiempos y cada día las cosas iban a mejorar con la ayuda de Dios.
Faltando 2 días para viajar tuve una caída en la cual se me fisuraron 2 costillas, pero yo tenía que ir, me lo había propuesto y lo tenía que cumplir pero todavía no eran mis días, estando en Cali todo empeoró, no podía respirar prácticamente y tuve que retirarme de más de la mitad de las pruebas, pero seguiría hacia adelante, esto es así, no puedes darte por vencido nunca.
¿Cuál ha sido su mayor emoción y su mayor reto?
Cuando llegó el momento de la clasificación a lo que serían los Panamericanos Toronto 2015, si lo había logrado una vez sabia que lo podía lograr, había entrenado por eso y sabia que lo podía lograr. Gracias a Dios se cumplió, una meta más obtenida. Sin embargo, era solamente una clasificación, me faltaba ‘eso’, mi posición, mi tiempo, lo que yo sabía que podía lograr.
Viajé a Veracruz, obtuve el 5to lugar en una prueba y estuve a cinco centímetros de clasificar a la final de la otra prueba, obteniendo la mejor posición de patinaje de la selección de Costa Rica en esos Centroamericanos  y del Caribe.
Y aquí seguimos, más fuerte que nunca, entrenando como nunca antes para luchar por una meta, estar entre las mejores cinco atletas del Panamericano Toronto 2015.

Comentarios en Facebook

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *