LeBron James no puede con unos enormes Warriors liderados por Curry

Llegaba el quinto partido de esta Final NBA. Quien consiguiera imponerse tendría mucho ganado para el siguiente partido, tendría un primer match ball. Los Warriors empezaban volviendo a imponer el small ball que tan buen resultado le dio en el partido anterior. Y así fue, un 8-2 de parcial en los primeros minutos con un gran Draymond Green que obligó a Blatt a parar el partido para meter un quinteto que se ajustara a las necesidades: Dellavedova, JR Smith, Shumpert, Jones y LeBron. No les fue mal, con un gran JR Smith (8 puntos en el primer cuarto) y un LeBron James que demostró quién es el mejor. Los de Kerr se mantenían con un imponente Green que se iba con 10 puntos.

El segundo cuarto iba más de lo mismo, con JR Smith y LeBron llevando a los Cavs a mantenerse en el partido mientras Klay Thompson (12 puntos) intentaba entrar en el partido. Varios fallos de los Warriors en ataque llevaban a los visitantes a irse de +7 en el marcador durante el segundo cuarto, si bien no tardaría en aparecer el MVP de la Regular Season, un Stephen Curry que volvió a ser imparable. Anotó dos triples consecutivos para evitar que su equipo perdiera la estela de los Cavs en el marcador. El partido se iba al descanso con los de Ohio ganando por la mínima (50-51).

Lo mejor estaba por llegar aunque, eso sí, no iba a llegar durante el tercer periodo, que se basó en un intercambio de canastas constante, donde aparecieron Leandro Barbosa (13 puntos) y Tristan Thompson (19 puntos y 10 rebotes). Ambos entrenadores volvieron a apostar por una rotación corta: 8 jugadores por parte de Cavs y 9 por parte de Warriors, que introdujeron a Ezeli durante unos minutos para parar aMozgov, que hoy no disfrutó de muchos minutos en pista. Algunos fallos en ataque de la franquicia de Cleveland, con LeBron en el banco, dieron una mínima ventaja a los locales (67-73). Y es que si El Rey no atacaba, en los Cavs nadie lo hacía.

Llegó el momento decisivo. LeBron James conseguía su sexto triple-doble en unas finales con 29 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias para entonces, liderando el juego en ataque de su equipo y endosando un parcial de 7-2 que ponía contra las cuerdas a los locales. La reacción no iba a tardar en llegar, los Splash Brothers volvían a aumentar la distancia en el marcador a +5 con dos triples seguidos. Iguodala (14 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias), con 5 puntos seguidos, y Curry con otros 5, se encargaría de poner un +10 decisivo con menos de 3 minutos para el final. Con unLeBron James (40 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias al final del encuentro) fundido físicamente, los Cavs no eran capaces de anotar y su única opción pasó por hacer un hack a Igoudala (2/11 en tiros libres). La decisión de Blatt llegó tarde y Curry(37 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias) sentenció el encuentro con un triple lejano a menos de dos minutos.

Así, los Warriors consiguen imponerse en la serie (3-2) y viajarán a Cleveland con la opción de proclamarse Campeones de la NBA. El partido será la noche del martes al miércoles a las 3 de la madrugada. Y, o bien cambia la cosa y alguien de los Cavaliers se apunta al carro, o a LeBron se le acabará la gasolina más tarde que pronto. Aunque El Rey, con una exhibición merecedora de MVP a pesar de la derrota, ya ha demostrado que puede hacer lo que se plantee.

Fuente: www.solobasket.net

Comentarios en Facebook

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *