Lecciones de saprissismo en un camerino en llamas

El partido del sábado entre Heredia y Saprissa dejó muchas dudas en cuanto al buen funcionamiento del equipo, y nuevamente la principal preocupación fue la delantera. El mediocampo estuvo muy desconectado, con un Golobio que le restó mucho al equipo, lo que es comprensible si se toma en cuenta su falta de ritmo, y un Bolaños que a pesar de dar una buena imagen, no logró conectar el mediocampo con la parte ofensiva. La falta de compañerismo quedó evidenciada una vez más cuando en varias ocasiones los delanteros eligieron disparar de lejos, incluso cuando tenían a compañeros solos por los costados con mejores posibilidades de anotar.

Una vergonzosa pelea entre Colindres y Rodríguez nos mostró de nuevo como las diferencias en el camerino se ven reflejadas en los partidos. Y así, el “Clásico del Buen Fútbol” terminó siendo un partido aburrido que el Saprissa dominó pero no supo ganar, y en el que lo más importante fue la acción heroica de Machado.

Cuando se hizo oficial el fichaje del panameño por el Saprissa, me quedaron muchísimas dudas. Se trataba de un jugador que había estado sin jugar por 2 años luego de ser sancionado por dopaje. El peligro de que se tratara de otro mal fichaje saprissista era evidente. Pero en el fútbol no hay nada escrito y siempre nos encontramos con una nueva historia diferente que contar. El fútbol, como la vida, da muchas vueltas. Machado en poco tiempo se ganó el cariño de la afición, jugando con esfuerzo y dedicación, hasta el punto de verse premiado no solo con la titularidad, sino también con la capitanía del equipo.

Jugar cada partido como si fuese el último, dejando alma y cuerpo en la cancha, ha sido lo que ha caracterizado a Machado en cada una de sus actuaciones. Él es el que regaña a sus compañeros cuando hacen algo mal, el que reclama a los árbitros, el que busca el balón para ponerlo en juego cuando urge, y el que el sábado, al sufrir un golpe que lo dejó sin una uña, siguió jugando 15 minutos a pesar del dolor y las inyecciones.

Machado se vistió de poder y orgullo para recordarle a sus compañeros los verdaderos valores del saprissismo, valores que en tiempos recientes parecen haber sido olvidados y reemplazados por egoísmos y deseos de fama.

En un país en el que muchas veces pecamos de nacionalismo ciego, un extranjero llegó al Saprissa para recordar esos valores enterrados bajo varias capas de egoísmo. Machado le sirve a sus compañeros de ejemplo, de cómo debe comportarse un futbolista que viste la camiseta del club más importante de Costa Rica, poniendo por delante el bienestar del equipo al suyo, por lo que a los saprissistas solo nos queda esperar que los jugadores hayan aprendido de él y tomen su ejemplo, para que así, de una vez por todas, el Poder y Orgullo saprissistas despierten del letargo.

IMPORTANTE: Este es un blog escrito por aficionados como ud, no es la opinión de Deporticos. En este medio respetamos la libertad de expresión y apoyamos y valoramos la opinión de nuestros seguidores.

Foto. Radio Heredia.

Comentarios en Facebook

Jonathan Salazar Azofeifa @jonsalaz26

Jonathan Salazar Azofeifa @jonsalaz26

Periodista y co-fundador de Deporticos. Estudió en la Universidad Internacional de las Américas, actualmente cursando la Licenciatura. Especialidad en deportes no tradicionales y legionarios. Como buen "tico", amante del fútbol nacional e internacional y seguidor del equipo de todos: "La Sele". Dominio de los idiomas inglés y portugués. Experiencia previa en el programa de radio, Atardecer Deportivo, bajo la dirección de Miguel "Alacrán" Delgado.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *