Volviendo a las canchas

Así pareció y no, no estoy haciendo mención a este espacio, el cual aprovecho para agradecer. Sin duda alguna así se vio el Herediano, cual si fuese el primer juego de pretemporada, como si estuviese volviendo de los chicharrones y tamaleadas. El juego contra la Asociación Deportiva Carmelita me recordó levemente a aquella raya en la memoria que tenemos todos quienes jugamos al fútbol en consola de juego de video, por allá de los noventas: -¡Llegan… pero sin ideas!- si no mal recuerdo, en la voz del “perro” Bermúdez.

Me encantaría decir que hubo de cal y de arena, pero la teníamos en bandeja plateada, la cabeza del bautista y el liderato, pero lo dejamos ir de la manera más pueril, una estrategia tan árida como el tiempo del medio día en el llano alajuelense y mientras casi se podían escuchar las notas de “Por unos dólares más” en el desolado reducto liguista vestido de Verdolaga.

Un Condega, quien se ha vestido de hijo prodigo y prodigio, se volvió una extensión de la defensa sin solidez y hasta se fue con asistencia, o por lo menos deberían anotársela en la estadística, habrá que preguntarle al cuarto árbitro. Granados es omnipresente y castigado y Elías no se entendió la mitad del encuentro con José Sánchez. ¿A que jugamos? ¿Por las bandas? ¿A saltar el bloque medio? Yo no lo entendí, en noventa-y-pico de minutos no la vi, por más que Hansen corrió, barrió y luchó, creo que tampoco la vio llegar y Lagos tiene una figura muy distante de los esperado.

Aun todo lo anterior siendo la realidad de este juego amargo, caliente y desolado, es también  cierto que no se puede pedir más, se puede apostar más, pero no podemos apelar a un Mourinho quien nunca ha concedido que sencilla y llanamente: El otro equipo fue más, pudo anotar. Situaciones de tabla aparte, defensa del campeonato aparte, delanteros que no fueron a la banca aparte, Carmelita repleto de veteranos y jugadores polifuncionales usó todo lo que tenía y abolló la media corona del apertura o del verano, como quieran llamarlo.

Hay que cerrar filas, volver a la cacha y las risas, este deporte es el rey por ser del pueblo, porque lo único que se necesita para un momento de grandeza, son dos camisetas de poste y una botella desechable arrugada para hacerla parecer un balón, tenemos como y cuando, mientras Odir pule tranquilamente la bandeja de plata nuevamente. Mientras tanto, viene Uruguay de Coronado.

Escrito por Felipe Cordero.

Sígueme: @f3lipunk.

IMPORTANTE: Este es un blog escrito por aficionados como ud, no es la opinión de Deporticos. En este medio respetamos la libertad de expresión y apoyamos y valoramos la opinión de nuestros seguidores.

Foto: Diario Extra.

Comentarios en Facebook

Jonathan Salazar Azofeifa

Jonathan Salazar Azofeifa

Periodista y co-fundador de Deporticos. Estudió en la Universidad Internacional de las Américas, actualmente cursando la Licenciatura. Especialidad en deportes no tradicionales y legionarios. Como buen "tico", amante del fútbol nacional e internacional y seguidor del equipo de todos: "La Sele". Dominio de los idiomas inglés y portugués. Experiencia previa en el programa de radio, Atardecer Deportivo, bajo la dirección de Miguel "Alacrán" Delgado.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *