Análisis post pandemia: no hay retorno posible - Finanzas personales - Economía

Análisis post pandemia: no hay retorno posible – Finanzas personales – Economía

El impacto de la pandemia de Covid-19 en el mundo es aterrador. Sin embargo, a pesar del daño impresionante, esta situación nos ofrece una oportunidad única.

En este momento, todo el mundo debería hacerse una gran pregunta. No se trata de cómo revivir la economía, que, afortunadamente, sabemos la respuesta. Tenemos buena experiencia en la gestión de un proceso de recuperación. La gran pregunta que tenemos que responder es: ¿estamos llevando al mundo a donde estaba antes del coronavirus? ¿O lo repensamos? La decisión es totalmente nuestra.

No hace falta decir que el mundo antes del coronavirus no era bueno para nosotros. Incluso cuando el virus llegó a los titulares, el mundo gritaba sobre las cosas terribles que iban a suceder.

Literalmente se contaron los días en que todo el planeta dejaría de ser apto para la existencia humana debido a la catástrofe climática, la amenaza de desempleo masivo creado por la inteligencia artificial, la concentración de riqueza alcanzando un nivel explosivo. Recordamos que la década actual es la última oportunidad.

Después de eso, todos nuestros esfuerzos traerán solo resultados marginales, insuficientes para salvar nuestro planeta.

¿Deberíamos volver a este mundo? La elección es nuestra.

la coronavirus El contexto y el cálculo cambiaron repentinamente a escala global: abrió posibilidades atrevidas como nunca antes. Entonces, estamos en una pizarra limpia. Podemos ir en la dirección que queramos. ¡Qué increíble libertad de elección!

Antes de reiniciar la economía, debemos acordar el tipo de economía que queremos. Y, sobre todo, debemos estar de acuerdo en que la economía es un medio: nos facilita alcanzar los objetivos que nos hemos fijado; No debe comportarse como una trampa mortal diseñada por un poder divino para castigarnos.

No olvidemos por un segundo que es una herramienta creada por nosotros, por lo que debemos continuar diseñándola y repensarla hasta alcanzar la felicidad colectiva más alta.

Si en algún momento creemos que no nos lleva a donde queremos ir, sabremos de inmediato que hay un problema con el hardware o el software que estamos utilizando. Todo lo que tenemos que hacer es arreglarlo.

Recordamos que la década actual es la última oportunidad

No podemos disculparnos diciendo “lo siento, no alcanzaremos nuestros objetivos porque el software o el hardware no nos permiten hacerlo”. Sería una excusa lamentable e inaceptable.

Si queremos crear un mundo con cero emisiones netas de carbono, construimos e implementamos el hardware y software correctos. Si queremos un mundo sin desempleo, hacemos lo mismo. Si quisiéramos un mundo donde no haya concentración de riqueza, es lo mismo.

Se trata de crear el hardware y el software correctos. El poder está dentro de nosotros. Cuando los humanos comienzan a hacer algo, lo hacen. Nada es imposible para nosotros.

La noticia más emocionante es que la crisis del coronavirus nos ofrece posibilidades casi ilimitadas para comenzar de nuevo. Podríamos comenzar a diseñar nuestro hardware y software en una pantalla casi en blanco.

No vuelvas a lo mismo

Una simple decisión global unánime nos ayudará inmensamente: instrucciones claras de que no queremos regresar a donde venimos. No queremos saltar al mismo molde en nombre de la recuperación.

Ni siquiera deberíamos llamarlo un programa de “recuperación”. Para ser claros acerca de nuestro objetivo, podemos llamarlo “reconstrucción”. Las empresas deberán desempeñar un papel clave para lograr esto.

Lea también (El planeta “respira” pero no se recupera).

El punto de partida del programa de reconstrucción posterior al coronavirus debe colocar la conciencia social y ambiental en el centro de la decisión.

Los gobiernos deben garantizar que no se ofrezca ningún dólar a nadie a menos que sea seguro que traerá los máximos beneficios sociales y ambientales para la sociedad., en comparación con todas las demás opciones.

Todas las acciones relacionadas con la reconstrucción deben conducir a la creación de una economía social, económica y ecológicamente consciente para el país y para el mundo.

El tiempo es ahora

Comenzamos con la reconstrucción de paquetes de reconstrucción para planes y acciones motivados por la conciencia social. Debemos diseñar nuestros planes ahora, mientras estamos en medio de una crisis.

Tan pronto como termine la crisis, habrá una avalancha de viejas ideas y viejos ejemplos de salvamento para precipitar acciones en su camino. Se presentarán casos sólidos para interrumpir nuevas iniciativas, argumentando que estas son políticas no probadas. (Cuando propusimos que los Juegos Olímpicos se diseñen como una empresa social, los oponentes presentaron los mismos argumentos. Ahora, los Juegos Olímpicos de París 2024 están diseñados de esa manera, con una creciente emoción en el proceso). Tenemos que prepárese antes de que comience la estampida. . Es ahora.

Asuntos Sociales

En este plan de reconstrucción global, propongo darle el papel central a una nueva forma de empresa llamada negocio social. Es un negocio creado solo para resolver los problemas de las personas sin que los inversores obtengan ningún beneficio personal., excepto para recuperar la inversión inicial. Una vez que la inversión inicial ha regresado, todas las ganancias posteriores se reinvierten en el negocio.

Los gobiernos tendrán muchas oportunidades para promover, priorizar y abrir el espacio para que las empresas sociales asuman las principales responsabilidades de revisión. Al mismo tiempo, los gobiernos no deben esperar que las empresas sociales aparezcan en todas partes en el momento adecuado y en el tamaño correcto.

(También: Abecé sobre el funcionamiento del subsidio salarial).

Los gobiernos deberían lanzar programas, como el cuidado de las personas sin hogar y desempleados, a través de programas tradicionales de asistencia social.; brindar atención médica, brindar todos los servicios esenciales y respaldar todo tipo de negocios donde las opciones de negocios sociales tardan en surgir.

Para acelerar la entrada de empresas sociales, los gobiernos pueden crear fondos de capital social corporativo centrales y locales, alentando al sector privado, fundaciones, instituciones financieras y fondos de inversión a crear estos fondos de capital. empresa social alentando a las empresas tradicionales a transformarse en empresas sociales o contratar interlocutores sociales; Las empresas y todas las empresas en general también pueden ser alentadas a tener sus propias iniciativas sociales.o crear proyectos de negocios sociales conjuntos con socios de este tipo de negocios.

Como parte del programa de reconstrucción, los gobiernos pueden financiar empresas sociales para comprar empresas y vincularse con empresas que necesitan transformarlas en empresas sociales. El banco central puede autorizar a las empresas sociales, como otras empresas, a recibir financiación de instituciones financieras para invertir en el mercado de valores.

Surgirán tantas oportunidades durante el proceso de reconstrucción que los gobiernos deberían involucrar a tantos actores como sea posible asuntos Sociales.

¿Quiénes son los inversores en asuntos sociales? ¿Dónde los encontramos?

Están en todos lados. No los vemos porque los libros económicos existentes no reconocen su existencia. Como resultado, nuestros ojos no están entrenados para verlos. Hasta hace muy poco, el curso de economía incluía debates sobre temas como asuntos sociales, emprendimiento social, inversión de impacto, organizaciones sin fines de lucro, etc., como temas secundarios inspirados en La admiración mundial del Grameen Bank y el microcrédito.

Lea también (La lucha de los nativos de América Latina contra el coronavirus)

Mientras la economía siga siendo una ciencia para la maximización de ganancias, no podemos confiar en ella para el programa de reconstrucción basado en la conciencia social y ambiental. La estrategia integral sería aumentar la participación de las empresas sociales en la economía total a medida que crece.

El éxito de la empresa social será visible no solo cuando se convierta en un porcentaje mayor de la economía, sino que también habrá un rápido crecimiento en el número de empresarios que desarrollarán ambos tipos de empresas. Esto marcará el comienzo de una economía impulsada por la conciencia social y ambiental.

Tan pronto como las políticas públicas comiencen a reconocer a los emprendedores e inversores en las empresas sociales, estos emprendedores e inversores se presentarán con entusiasmo para desempeñar el importante papel social que exige esta oportunidad histórica. Los emprendedores sociales no son miembros de una pequeña comunidad de buenas personas.

Mientras la economía siga siendo una ciencia para la maximización de ganancias, no podemos confiar en ella para el programa de reconstrucción basado en la conciencia social y ambiental.

Es un ecosistema global importante que incluye corporaciones multinacionales gigantes, grandes fondos de negocios sociales, muchos fundadores talentosos, corporaciones, fundaciones y fideicomisos con muchos años de experiencia en finanzas y administración. empresas sociales globales y locales.

Cuando el concepto y las experiencias de la empresa social comiencen a llamar la atención del gobierno, muchos creadores expertos de ganancias personales estarán encantados de hablar sobre la parte inexplorada de su talento. convertirse en emprendedores sociales exitosos y desempeñar valiosos roles sociales en tiempos de crisis social y económica como el cambio climático, la crisis de desempleo, la crisis de concentración de riqueza, etc.

Nacimos emprendedores

El programa de reconstrucción debe romper una división tradicional del trabajo entre los ciudadanos y el gobierno. Se supone que el papel de los ciudadanos es cuidar a sus familias y pagar impuestos.

Es responsabilidad del gobierno (y en menor medida del sector sin fines de lucro) abordar todos los problemas colectivos, como el clima, el trabajo, la salud, la educación, el agua, etc.

El programa de reconstrucción debería romper este muro y alentar a todos los ciudadanos a presentarse y mostrar sus habilidades para resolver problemas, creando empresas sociales.

Su fuerza no está en el tamaño de sus iniciativas, sino en el número. Cada pequeña iniciativa multiplicada por un gran número se convierte en una acción nacional importante.

Un problema que los emprendedores sociales pueden resolver de inmediato es el desempleo creado por el colapso de la economía. Los inversores en empresas sociales pueden ocuparse de crear empresas sociales para crear empleos para los desempleados.

Además (hay nueve bebés en estado grave debido a un coronavirus en Colombia)

También pueden abrir la posibilidad de transformar a los desempleados en empresarios y demostrar que los seres humanos nacen como empresarios y no como buscadores de trabajo. Las empresas sociales pueden comprometerse a crear un sistema de salud robusto en colaboración con el sistema gubernamental.

Un inversor de empresa social no tiene que ser un individuo. Estas pueden ser instituciones como fondos de inversión, fundaciones, fideicomisos, empresas de gestión de empresas sociales.

Muchas de estas instituciones saben muy bien cómo trabajar amigablemente con los líderes empresariales tradicionales. Sin la desesperación y la urgencia de la situación posterior al coronavirus, una llamada gubernamental correcta puede crear una ola de actividad que nunca antes se había conocido.

Será la prueba de liderazgo para mostrar cómo un mundo puede inspirarse para renacer de una manera completamente desconocida.a, jóvenes, adultos y ancianos, hombres y mujeres.

Si no podemos lanzar un programa posterior al coronavirus motivado por la conciencia social y ambiental, nos dirigimos a un desastre que puede ser mucho peor de lo que este virus ha traído.

Podemos escondernos en nuestros hogares de coronavirus, pero si no abordamos el empeoramiento de los problemas globales, no tendremos ningún lugar para escondernos de la ira de la Madre Naturaleza y las furiosas masas de todo el mundo.

MUHAMMAD YUNUS
UN ANÁLISIS
Especial por TIEMPO* Traducción: María Juliana Caicedo, Fundación del Instituto Colombiano de Inmunología (Fidic)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *