Covid-19: retos de la campaña de vacunación en Córdoba

Cada año, más de tres millones de las 20 dosis se aplican en Córdoba vacunas que aparecen en el calendario nacional. El número es alto, pero la mayoría de estas vacunas son recibidas por niños menores de 2 años y, en muchos casos, hasta cuatro se administran juntas.

De ahí la campaña de vacunación contra COVID-19 ser un desafío sanitario histórico. La apuesta de la provincia es vacunar a 2,7 millones de personas (todas cordobesas mayores de 18 años), sin descuidar a la población, en especial a los niños, que seguirán recibiendo el resto de vacunas.

La prioridad es llegar a 1,1 millones de personas en enero y febrero, enfocado a trabajadores de la salud, mayores de 60 años y pacientes con hipertensión, diabetes o enfermedades cardiovasculares. Estos son los grupos con más probabilidades de generar síntomas graves o morir a causa del coronavirus.

La provincia ya cuenta con una red de 786 vacunas. Sandra Belfiore, coordinadora del programa de vacunación del Ministerio de Salud de Córdoba, asegura que esta capacidad debe ampliarse no solo para afrontar la intensa campaña contra el coronavirus, sino también para seguir garantizando el acceso a otras 20 vacunas del calendario.

“Trabajamos en la planificación y logística en función de las vacunas que recibamos. Quizás agreguemos más vacunas, especialmente en las grandes ciudades, y también alargaremos los horarios para asegurar el distanciamiento social y que no se sature, en medio de una pandemia ”, explica.

Belfiore también se asegura de que se agreguen más vacunadores a los 1.300 activados en la provincia. “No debemos descuidar las otras 20 vacunas y debemos fortalecer la red de vacunación interna”, insiste.

En este sentido, la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba ha confirmado que 4.500 estudiantes universitarios participarán en la campaña de vacunación.

“Los voluntarios ya están trabajando y han participado en la vacuna contra la gripe. Pero no todo se concentrará en la ciudad de Córdoba ya que tenemos estudiantes de todo el país ”, explica Rogelio Pizzi, decano de ciencias médicas de la UNC.

Y agrega: “Ya estamos trabajando en la capacitación asistencial con cada tipo de vacuna que recibimos”.

Programa

READ  Lo que dijo la OMS sobre los resultados de la vacuna Pfizer

Argentina ha iniciado negociaciones con cinco fabricantes de vacunas. El que llegaría más rápido, a finales de año, es el Sputnik V, del Instituto Gamaleya de Rusia. Esto rondaría los 10 millones de dosis (se están negociando 25 millones), de los cuales Córdoba recibiría entre 800 mil y un millón.

También hubo promesas de que Pfizer entregará un millón de dosis a Argentina para diciembre. Por su parte, la vacuna AstraZeneca, cuyo principio activo se fabrica en el país, no estaría disponible hasta marzo. En este caso, el convenio, ya firmado entre la empresa y el gobierno nacional, cubre 22 millones de dosis.

Otras vacunas en desarrollo son la china Sinopharm y Janssen-Johnson & Johnson. Argentina acoge los ensayos clínicos de ambos proyectos, aunque el proyecto asiático está más avanzado y ya se aplica en su país de origen.

Además, Argentina ha pagado para acceder al mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud. Es un sistema unido de acceso global a las vacunas.

Según el ministro de Sanidad, Ginés González García, nuestro país tendrá acceso a nueve millones de dosis por esta vía y podrá optar por una de las vacunas de un portafolio de seis. Se agregarían en la segunda mitad de 2021.

Logística aceitada

Todo apunta a que la primera vacuna en llegar será la Sputnik V, que deberá almacenarse a menos 18 grados bajo cero. Hugo Pizzi, experto en salud pública y profesor plenario de la UNC, entiende que la vacuna debe llegar a Buenos Aires en un avión refrigerado del país en el que se fabricó y desde allí distribuirse por vía aérea y terrestre, siempre a menos 18 grados.

Si no hay una gran capacidad de almacenamiento a esta temperatura, Pizzi entiende que la logística debe aceitarse. “Los camiones refrigerados tienen que llegar al sitio de vacunación y ahí es solo donde se descongela. Por ello, se deben preparar los equipos de vacunadores en los puntos de salud y las personas que se van a vacunar. Si la vacuna pierde su cadena de frío, se neutraliza y pierde su efecto ”, explica.

En caso de que haya personas que no puedan llegar al lugar, pueden irse a casa, como ya se ha hecho en Córdoba con la vacuna antigripal, dice Pizzi. “Córdoba está muy bien preparada y sería un orgullo si se vacunara a toda la población propuesta por el gobernador Juan Schiaretti”, agrega.

READ  Funcionario estadounidense intentó negociar la salida de Maduro con miembro del régimen

En febrero, Córdoba inauguró el centro de almacenamiento masivo de vacunas con una capacidad de almacenamiento de 3,5 millones de dosis. Belfiore explica que esta infraestructura se seguirá utilizando para mantener el stock del resto de vacunas, aunque podría utilizarse para almacenar la vacuna AstraZeneca, que se mantiene a temperatura de frigorífico (de dos a ocho grados).

“No es apta para almacenar vacuna rusa, por eso estamos contactando con empresas cordobesas que trabajan en la cadena de frío a temperaturas bajo cero”, dijo.

Y advirtió sobre otro inconveniente: “Una vez descongelado, solo hay una ventana de 30 minutos para aplicar Sputnik V, mientras que si Pfizer requiere temperaturas más bajas (-70 grados) tiene una ventana de cinco días que se puede mantener entre dos y ocho grados ”. Las casi 800 vacunas provinciales tienen la cadena de frío certificada, pero solo en el rango de dos a ocho grados.

Frío seguro

La cadena de frío no es un problema menor. “El desafío es que no se puede cambiar la temperatura ni siquiera medio grado, ni siquiera por un minuto o un segundo”, dijo a Reuters Oleg Baykov, director de Biocard, una empresa de logística rusa.

Por ello, el gobierno de Córdoba convocó a una subasta inversa para adquirir 100 congeladores especiales. Hay 50 unidades de 250 litros de capacidad y otras 50 de 360 ​​litros, ambas con el modo dual de enfriador y congelador hasta 25 grados bajo cero. El precio de referencia por unidad es de 330 mil 500 mil pesos.

Este alto costo se debe a que tiene características especiales como asegurar una temperatura uniforme en todo el espacio y programación digital de temperatura.

Se espera que un lote de 50 equipos esté disponible en un mes y el resto 20 días después.

¿Glaciares sanitarios ?. La vacuna rusa Sputnik V debe almacenarse a una temperatura de 18 grados bajo cero. La Provincia ya ha comenzado a hablar con empresas cordobesas que trabajan con cadenas de frío de baja temperatura.

READ  Elecciones en Estados Unidos: Joe Biden se dirige a la Casa Blanca y Donald Trump lanza una agresiva ofensiva judicial

Inmunidad solo 40 días después de la primera dosis

Todas las vacunas que estarán disponibles en esta primera etapa requieren dos dosis y se necesitan en promedio unos 40 días desde la primera inyección para lograr una inmunidad eficaz y estable.

El Instituto Gamaleya aclaró que es posible contraer Covid-19 entre la primera y la segunda dosis de la vacuna Sputnik V. Entre la primera y la segunda dosis deben pasar 21 días (las de Pfizer y AstraZeneca requieren 28 días) y la inmunidad se estabiliza tres semanas después de la segunda, dijo Alexander Gintsburg, director del instituto.

Rusia ya ha registrado casos positivos de personas a las que se les había administrado solo una inyección de la vacuna.

“El cuerpo humano comienza a desarrollar inmunidad después de la primera inyección, pero la inmunidad estable al nuevo coronavirus emerge unas tres semanas después de la segunda inyección”, dijo Gintsburg.

Y agregó: “Durante el período entre inyecciones, es posible contraer la infección, pero la vacuna Sputnik V por sí misma no puede ser fuente de infección en ningún caso, porque no contiene el coronavirus. “

Las autoridades rusas también han dicho que están preparando una formulación liofilizada de la vacuna que no estará disponible hasta febrero. Es un polvo blanco que debe almacenarse entre dos y ocho grados y luego diluirse para inyección.

Aunque ya se ha demostrado que la respuesta inmune de esta formulación es la misma que la de la versión líquida, solo se han realizado pruebas de eficacia con esta última, por lo que pueden ser necesarias más pruebas. para comprobar si la liofilización (muy conveniente para la logística de la aplicación) afecta la eficacia de la vacuna.

BOLETÍN 9AM

De lunes a viernes, nuestros editores seleccionan la información más relevante para cada día.

Edición impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 22/11/2020 en nuestra edición impresa.

More from Alberto Estrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *