Distrofia de Snapchat, el nuevo trastorno estudiado por la medicina

los redes sociales Ya forman parte del día a día de todos y son una herramienta muy útil para mantenerse conectado con amigos y familiares. Además, gracias a esta herramienta, millones de personas pueden iniciar virtualmente su negocio. sin embargo, redes Las redes sociales también tienen su lado oscuro y negativo en el que millones de personas son objeto de estafas, acoso, robo de identidad, intimidación y noticias falsas.

Actualmente, las redes sociales y los algoritmos utilizan la información de los usuarios con un solo propósito, analizar el contenido que descargan y monetizarlo, es decir, los usuarios se han convertido en un producto tangible para los gigantes de las redes sociales. . En este contexto, los sectores más afectados son los adolescentes, quienes también padecen los complejos generados por las redes sociales.

En los últimos años se ha registrado un comportamiento inusual entre los adolescentes en las redes sociales, este fenómeno ha llamado la atención de un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston que en un artículo publicado en el portal de divulgación científica médica , JAMA, “Cirugía plástica facial”, acuñó el término “distrofia de Snapchat” para describir a las personas que quieren tener una operación para parecerse a su propia imagen, editada con los filtros de ciertas aplicaciones. Este comportamiento no es exclusivo de los adolescentes, pero es en este rango social donde vemos el mayor impacto.

Es cierto que el término “distrofia de Snapchat” no es una terminología aceptada por algunas organizaciones internacionales pero sí se reconoce como parte del trastorno dismórfico corporal (TDC), específicamente clasificado en el espectro del trastorno obsesivo-compulsivo.

READ  El Ministerio de Salud reportó 6,905 nuevos casos de Covid-19 para este 4 de octubre

Las personas diagnosticadas con este trastorno expresan algún tipo de preocupación por un defecto leve o nulo en su cuerpo. Este comportamiento se vuelve más intenso hasta el punto en que la preocupación ya se está convirtiendo en algo cotidiano. Las personas que padecen este fenómeno se aferran a comportamientos repetitivos o rutinas diarias para sentirse mejor.

selfie-playa.jpg

Patrick Byrne, director de cirugía plástica facial y reconstructiva en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, dijo que rara vez pasa una semana sin que uno de sus pacientes saque su teléfono y muestre a los cirujanos una selfie. a seguir como ejemplo.

Los psicólogos y cirujanos plásticos que han tratado a personas con este perfil coinciden en que una de las causas de este problema radica en los filtros de aplicaciones como Instagram o Snapchat. Estas herramientas generan cambios digitales en los usuarios, como suavizar arrugas, cambiar el tamaño de ojos y labios o cambiar el tono de piel.

Por lo general, los adolescentes usan estos filtros a diario como un juego para llamar la atención de sus amigos u otros usuarios. Sin embargo, en otros casos, puede significar una marcada obsesión con el físico que lleva a una persona a ver a un cirujano plástico para lograr el mismo resultado que ofrece un filtro pero en la vida real.

Los cirujanos plásticos generalmente atienden a personas que acuden a sus consultorios para cambiar o retocar una parte de su cuerpo y, siendo mayor de edad, la responsabilidad del profesional es advertir y asesorar si lo que quieren es posible o respondido. a un problema más profundo, pero ¿qué pasa entonces con los adolescentes que están expuestos a estos complejos en las redes sociales?

READ  tecno-estrés, su impacto en nuestro bienestar y cómo podemos gestionarlo

Muchos adolescentes idealizan y toman muy en serio lo que ven en las redes sociales, por lo que a la hora de exponer su imagen, los resultados de los comentarios determinan su bienestar psicológico.

En redes sociales como Facebook o Instagram, los usuarios, en general, muestran todo lo que tiene que ver con el éxito, sus logros profesionales, fotos de fiestas, vacaciones, empresas o paisajes de viajes, pero esto que nunca ves son los días. mal donde todo no sale como estaba planeado. Este tipo de publicación no afecta a las personas mayores que ya han recorrido un largo camino en la vida, pero sí afecta la psique de los adolescentes.

Un gran porcentaje de publicaciones simplemente esconden una realidad y muestran cosas solo para complacer a los demás. Los adultos saben qué es real y qué no, pero los adolescentes no ven esta diferencia, sobre todo cuando se trata de ciertos comportamientos o cánones de belleza que se manifiestan en las redes sociales.

Los filtros y aplicaciones que alteran el físico muestran una imagen y un perfil de belleza tan irreal como inalcanzable y esto puede afectar negativamente la autoestima de los adolescentes, que moldean su autoimagen con los comentarios que hacen. recibir de sus publicaciones. Además, la cantidad de seguidores y me gusta de sus publicaciones afecta directamente su autoestima y su percepción de sí mismos.

Hasta ahora, la empresa matriz de Snapchat no ha hecho una declaración oficial sobre el artículo de JAMA, pero ha dicho que ayudar a los usuarios a verse de forma divertida es una prioridad para la empresa.

READ  "No hay salud física sin una buena salud mental": el fundamento del bienestar emocional en COVID-19
More from Teresa San Antonio

“Vamos a tener que pelear”: Marina Calabró se sintió ofendida por Romina Manguel por un motivo inusual

Romina Manguel y Marina Calabro han realizado carreras muy diferentes en el...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *