Dólar: cómo y cuándo se seguirá debatiendo la devaluación

En el Banco Central Ellos celebran el fuerte corte de la venta de “ahorra un dólar” con la aplicación completa de supercap tasa de cambio.

En el primer día de negociación con los nuevos acuerdos, los minoristas compraron solo unos pocos $ 15 millones, representante una caída de más del 80% en comparación con las operaciones a principios de septiembre.

Entonces, Miguel Angel Pesce respiro aliviado y la nueva realidad de dólar oficial caracterizado por el factor de incertidumbre en el tasa de devaluación del peso.

En la nueva táctica, a diferencia de la anterior en la que el dólar controlado subía a una tasa uniforme a lo largo del mes entre 2.6% y 2.8% dependiendo de la tasa de inflación, ahora es el Banco Central. el “uno” que sabe de antemano que sera el devaluación del día.

Como muestra de cautelosas reservas, la Centrale inauguró sus operaciones ofreciendo 10 millones de dólares mientras que, hasta la semana pasada, ofrecía 50 millones de dólares a un precio determinado.

Ahora el precio es un desconocida y, en consecuencia, la Centrale tiene un avance de datos sobre el dólar que el sector privado no conoce: ¿Qué tan rápido aumentará cada mes?

En el anuncio del lanzamiento del nuevo programa cambiario, la Centrale aseguró que el dólar oficial se movería con inflación para evitar una nueva situación de tiempo de intercambio por lo que la pregunta es, ¿cuál será el pronóstico de inflación de Pesce hasta fin de año?

En silencio, los funcionarios centrales se arriesgan a que el ascenso esté cerca entre 2,3% y 2,5% por mes hasta fin de año, apostando a que la congelación de las tarifas de electricidad, gas y transporte será una realidad para el resto del año. ¿Es verdad?

Quizás este pronóstico sirva de base en este momento en que las autoridades económicas están más preocupadas. evitar un flash inflacionista debido a la emisión monetaria generada al presenciar la pandemia de coronavirus. Pero, un año antes de las elecciones legislativas, Él tiempo político comienza a jugar su juego.

En voz baja y no tanto, dentro y fuera del gobierno, un punto de discusión y análisis es cuánto tiempo más tendrá el equipo económico para revertir la expectativa imperante según que tarde o temprano acabará aplicando salto de intercambio más alto que las marcas de inflación.

El meollo de la discusión es que Alberto Fernández tendrá que decidir cuándo despejar el horizonte comercial en función de lo que marca la historia frente a elecciones y el valor del dólar.

Como regla de Argentina, los gobiernos devaluar más peso en años no electorales como una forma de obtener un “colchón” tipo de cambio que les permite “hacer retroceder” el dólar frente a la inflación seis a ocho meses antes de las elecciones.

Esta regla es sencilla porque con “dólar alto” Se favorecen las exportaciones y los ingresos de divisas pero, al mismo tiempo,e deprime el poder adquisitivo de los salarios y los ingresos de las personas como resultado de esta subida del tipo de cambio desencadenan inflación.

Después de este “shock” la economía tarda unos meses en digerir el traspaso de la devaluación a los precios y el gobierno, que ha recuperado las reservas de divisas del banco central, podría considerar comenzar a ablandar el dólar.

El otro aspecto de este “shock” es la estabilidad del tipo de cambio que permite la recuperación del poder adquisitivo de los salarios debido a la caída de la inflación.

Un caso paradigmático fue el de Cristina Kirchner en 2010, cuando el dólar se quedó atrás, lo que le permitió subir solo un 8% mientras que los salarios lo hicieron un 30%. Ganó las elecciones en octubre pero en noviembre, y como consecuencia de la infalibilidad de ciertos principios económicos, puso la cepo tipo de cambio para intentar detener el sangrado imparable.

Por Alberto Fernández el dilema es mayor y no solo por la atención prestada a la pandemia y los altos niveles de emisiones que implica para un país sin crédito a pesar del éxito de un canje de deuda con bonos privados.

El presidente agrega el peso de la desconfianza antes del vicepresidente en jueces y justicia y la idea de que el curso de la política seguirá afectando la economía.

Un claro indicador de las expectativas del mercado fue el resultado de la licitación de obligaciones atado al dólar que hizo Martin guzman para obtener el equivalente en peso de 500 millones de dólares.

Le ofrecieron el equivalente de $ 1.776 millones superando todas las expectativas, hasta el punto de que la tasa pagada por Hacienda fue del 0,1%, y poniendo una realidad en blanco sobre negro: hay mucho interés en protegerse contra una devaluación y hay muchos pesos buscando un destino financiero.

El gobierno logra financiarse en el mercado interno y las próximas semanas serán decisivas para comprobar si los exportadores y productores regulan sus operaciones y la central logra recuperar moneda extranjera después de meses de asumir el rol de único vendedor neto.

READ  ¿Cuántas reservas netas tiene el Banco Central, según su vicepresidente?

En septiembre, el BCRA perdió reservas durante casi US $ 1.500 millones. Y durante los últimos seis meses, la fuga fue de 2.200 millones de dólares. Es obvio que ha llegado el momento del cambio y Guzmán ha jugado sus cartas para la ocasión.

También mira

Dólares: los productores se quedan con el grano y el plan del gobierno para fortalecer las reservas del banco central es complicado
También mira

Kristalina Georgieva, directora del FMI: "No venimos a Argentina con la idea de reducir aún más gastos"
Written By
More from Zenaida Baez

Aeroméxico presenta solicitud de financiamiento por mil millones de dólares

Grupo Aeroméxico interpuso ante la Jueza Shelley C. Chapman, de la Corte...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *