El dólar en el campo de batalla | Valor político …

En la dinámica de la economía local durante las últimas décadas, hay dos variables clave que tienen una gran influencia en el humor social: inflación y tipo de cambio.

Con tantos años de altas tasas de inflación pero sin desbordes, a excepción de las hiperinflaciones de Raúl Alfonsín y Carlos Menem, las expectativas sociales se pudieron manejar siempre que los ingresos de la población no se quedaran atrás.

Así fue durante el ciclo político del kirchnerismo; no así durante El período neoliberal de Mauricio Macri, que colapsó los salarios y las pensiones en términos reales con una persistencia y escala que solo se encontró en la última dictadura militar.

La inflación sigue siendo un factor importante en la configuración de la tendencia del clima social, aunque ya no es tan crítica la base de la legitimidad política de los gobiernos.

Por ejemplo, el kirchnerismo ha vivido con inflación de dos dígitos casi todos los años de sus tres mandatos y ha mantenido su base electoral y fuerza política. Tanto es así que se ha convertido en la principal fuerza política de la coalición que ganó las últimas elecciones presidenciales con todo el aparato del poder económico y mediático en su contra.

Otras pistas relevantes, como tasa de desempleo los el nivel de pobreza e indigenciaGeneran un clamor inmediato cuando se dan a conocer las cifras, pero luego se diluyen en el debate político hasta que se naturalizan irritantes indicadores socioprofesionales.

A diferencia de estas variables, hay una que es dominante en términos políticos, económicos y sociales: el precio en dolares. En todo momento y en cada gobierno, un potencial desestabilizador probablemente no debería subestimarse.

Coordinación

Después de tantos crisis monetaria durante los últimos 45 años y conociendo los efectos devastadores que causan estos desbordamientos, no deben evitarse herramientas políticas, económicas y financieras para evitar estallar.

Los traumas del pasado han dejado una enseñanza implacable: la necesidad de rechazar los consejos de los banqueros, empresarios y economistas del establecimiento. Ahora Piden el intercambio compartido, que sería el primer paso hacia un ajuste violento del tipo de cambio.

El Banco Central y el Ministerio de Economía, con el liderazgo político del presidente, deben dominar el mercado con consistencia técnica.

Esta no es una pelea callejera o una pelea épica contra los villanos de la película, porque Los actores económicos actúan según su conveniencia y su lógica empresarial.. Por tanto, lo que se necesita es la capacidad de controlar la situación y dejar de funcionar después de los hechos. Se trata de impulsar el mercado cambiario sin que sus protagonistas marquen el rumbo.

Después de los errores de las dos últimas oleadas de anuncios de divisas, La economía y el banco central ahora están en línea con el fin de coordinar la comunicación y la aplicación.

READ  Quién es quién en el enfrentamiento del dólar | El Gobierno ...

El ministro de Economía, Martín Guzmán, adquiere la centralidad que requiere el panorama, lo que implica que otros voceros oficiales deben retirarse, precisamente, unificar el mensaje a la sociedad y a los agentes económicos.

La experiencia de los dos primeros años del segundo mandato de CFK, con cinco voceros de la zona económica, es una referencia oportuna para no repetir que grave error en la administración de la cuestión económica.

No se necesitan muchas voces oficiales para explicar la dirección económica, pero la que es didáctica y enérgica en la demostración del poder de decisión.

Tabla de situación

El objetivo político y económico exclusivo debe ser evitar una fuerte devaluación, esto es lo que buscan algunos actores del complejo agroexportador y de los grupos industriales concentrados.

Esto es lo que escuchan por su propio beneficio económico, además de que otros empresarios se beneficiarían porque tienen una gran parte de sus activos dolarizados.

En algunos de ellos también existe el propósito de generar un escenario de desestabilización política, pero es un objetivo subyacente al principal objetivo económico-financiero.

Por lo tanto, la tarea de evitar un ajuste de tipo de cambio turbulento no debe basarse en la falta de voluntad para quererlo, sino en frase no querer y transmitir con firmeza este mensaje político a la sociedad.

Las condiciones actuales del escenario cambiario no justifican tal inestabilidad:

* Con restricciones, regulaciones y el colapso de la economía, el lugar de intercambio Quién era pequeña esto es aún más cierto ahora.

* Él el sistema financiero es muy fuerte. Gran parte de los dólares en los depósitos de los ahorradores es líquido en las entidades y el resto en forma de préstamos a empresas exportadoras que tienen los dólares para devolverlos.

* los la deuda en dólares se ha reestructurado con éxito, lo que borra el horizonte financiero con una leve necesidad de divisas para cumplir con estos compromisos en los próximos cuatro años.

* Se ha reconstruido el mercado de deuda en pesos luego de la locura dejada por Hernán Lacunza, último ministro de Economía de Mauricio Macri.

* La economía continúa con un grado significativo de desmonetización pese al tema de la moneda en los últimos meses, luego del delirio de “expansión cero de la base monetaria” implementado por Guido Sandleris, el último presidente del Banco Central de Macri.

* Hay una plancha control del capital especulativo.

* Él la balanza comercial es positiva.

* UN cuenta corriente neutral o ligeramente superávit de la balanza de pagos.

* los acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Cada uno de estos factores en la dirección opuesta desencadenó crisis cambiarias pasadas. Ninguno de ellos está presente hoy. Este una crisis monetaria entonces inusual.

READ  Lo que se dice en las mesas

Reservaciones

Como estos elementos básicos no parecen explicar la inestabilidad actual del tipo de cambio, el poder de la devaluación resume las razones de los movimientos de la participación del dólar o las paridades azules en la existencia de una “crisis de confianza”.

Es un concepto gaseoso que solo pretende debilitar la capacidad de intervención oficial. Para contrarrestarlo, se necesita una gestión económica unificada y una coordinación en la instrumentación y comunicación de las medidas.

El equipo económico asegura que hay suficientes reservas líquidas para gestionar el mercado y que, de ser necesario, puedan incrementarlos de forma inmediata, por ejemplo con el swap de China. “Hoy no es necesario”, coincidieron Economía y Banco Central.

“Tenemos reservas”, aseguran en las dos oficinas. Cuando se les pregunta por qué en el mercado dicen lo contrario, dicen que “Vamos a aguantar hasta que se den cuenta de que los tenemos”.

Una medida que consideran fundamental es la armonización del tipo de interés monetario de referencia (Pases y Leliq) para evitar los movimientos financieros de importadores, empresas endeudadas en el exterior y exportadores, que impactaron el nivel de reservas.

Los dos primeros jugadores exigieron dólares oficiales con pesos obtenidos con préstamos a una tasa de interés por debajo del equilibrio, mientras que el tercero limitó las liquidaciones porque no tenían ningún incentivo para colocar los pesos de la venta de dolares

Esta armonización del tipo de interés, variable clave para controlar el mercado monetario y, por tanto, también el tipo de cambio, para modificar los incentivos financieros de estas empresas, ha sido un misión conjunta de la economía y el banco central.

La diferencia entre las tarifas (pass y Leliq) aún debe ajustarse de 5 a 7 puntos, tarea que comenzó hace dos jueves, por lo que solo hay una referencia en el Mercado de dinero.

Diferencia

Con un tipo de cambio comercial no rezagado en términos históricos y con condiciones generales favorables del mercado cambiario, la principal misión oficial es reducir y gestionar la brecha comercial.

La diferencia entre el dólar oficial y el efectivo con liquidación (ccl) es el origen de la inestabilidad generada por el esperando la devaluación. El ccl y el azul no son mercados relevantes en términos de volumen, aunque sus respectivos precios sí inciden en estas expectativas.

Una de las medidas que no ha ayudado a tranquilizar el diferencial cambiario es la medida de la AFIP de aplicarlo al precio oficial del dólar. 35% para el pago de impuestos sobre la renta y bienes muebles.

Esta iniciativa aumentó innecesariamente el piso del tipo de cambio sin ningún beneficio; por el contrario, fue uno de los motores de la subida de los precios de la bolsa y de los dólares azules.

READ  Primera imagen del interior del nuevo SUV Fiat Argo

Con las fuertes restricciones a la compra de dólares de ahorro, este 35% más 30% del impuesto PAIS establece una desviación mínima del 65%. Y también ha perdido su eficacia, ya que la colección potencial disminuirá significativamente ya que muchas personas ya no podrán comprar.

Él podría haber tenido las mejores intenciones de detener “el rulo” (comprar dólares de ahorro y luego venderlos en azul), pero hoy que el 35% no tiene sentido y solo alimenta las expectativas de devaluación. Fue un error no forzado. Cada ajuste del tipo de cambio oficial aumenta aún más el llamado “dólar solidario”, que sigue alimentando el diferencial y, por lo tanto, el fuego de la especulación con la devaluación.

Sin este 35% y con una intervención oficial efectiva en la plaza del ccl, apostar en un escenario de un dólar Bolsa de valores en el rango de 120 a 125 pesos, como el anterior a las mediciones a principios del mes pasado.

Estímulos

La búsqueda de la rentabilidad financiera del ahorro no viene ni de derecha ni de izquierda; En otras palabras, no se trata de una cuestión ideológica de preservar el capital financiero dentro de las actuales reglas de juego del sistema económico global.

El gobierno debe ofrecer un menú amplio y diverso de inversiones atractivas a quienes venden dólares o tienen pesos. No hacerlo es un daño autoinfligido que echa por la borda cualquier intento de organizar el mercado de divisas. En un mercado tan regulado, debe haber incentivos poderosos para vender dólares o no apresurarse a comprar billetes verdes en el azul.

La oferta de opciones de inversión en pesos debe ser abrumadora. Para ello, este menú debe garantizar una rentabilidad positiva en relación a la inflación esperada y la devaluación del tipo de cambio oficial.

La campaña mediática y la acción psicológica en red, que actúan como fuerza de intervención en el debate público, son fuentes cotidianas de rumores inquietantes. Para neutralizarlos, no basta decir que son infundados, como la ilusión de un nuevo corralito o que el Banco Central se quedará con los dólares de los depositantes, sino dominar la tendencia del mercado es esencial.

Sabemos que con las financieras no es una disputa de un día que termina con el anuncio de una serie de medidas que inicialmente pueden modificarlas, sino que los recorridos son diarios. el anillo de tipo de cambio.

Las ofertas son permanentes porque lo principal en el mundo de las finanzas es buscar lagunas en la normativa para hacer diferencias especulativas. Competencia en gestión económica es estar frente a estos movimientos para dominar el mercado.

[email protected]

Written By
More from Zenaida Baez

La pandemia hace que los estudiantes de medicina se sientan rezagados

Covid-19 está interrumpiendo la educación de casi todos los estudiantes, pero aquellos...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *