El gobierno enfrenta el peor dilema: una megavaloración o un colapso de la economía

El ministro de Economía Martín Guzmán y el presidente Alberto Fernández (Juan Mabromata / Pool vía REUTERS)

El espíritu de esa frase recordada “les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo” volvió a estar presente 31 años después. Esta expresión del entonces ministro de Economía Juan Carlos Pugliese en 1989, en plena hiperinflación, es coherente con lo ocurrido en las últimas horas. Hoy, es el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien ha buscado incitar a las empresas cerealeras y otros sectores a precipitar la liquidación de divisas, mediante la reducción temporal de las retenciones en origen. Pero la respuesta distaba mucho de ser deseada.

La cámara que agrupa a las grandes petroleras, CIARA, emitió un lacónico comunicado pocas horas después de los anuncios del ministro. En primer lugar, consideraron “insuficientes” las medidas y también se cuidaron de precisar que “la reducción de retención anunciada por el gobierno no beneficia las existencias actuales de soja en fábricas y terminales portuarias, lo que representa bienes ya comprado con un precio fijo o fijo “. Las ventas de soja al exterior bajarán de 33% a 30%, mientras que para los aceites la reducción bajará a 27%.

La resolución más importante de todas las anunciadas el jueves por la tarde tuvo poco o tal vez ningún efecto en el ritmo de liquidación de divisas por parte de los exportadores. La razón es que con un diferencial de tipo de cambio superior al 90% pero sobre todo un alto nivel de incertidumbre, los exportadores prefieren quedarse con la mercadería y liquidar lo mínimo para satisfacer las necesidades comerciales.

Si la entrada de dólares se apresura al tipo de cambio oficial, no hay destino seguro para estos pesos y el peligro es estar expuesto a una subcapitalización severa hasta la llegada de la próxima cosecha. . El Tesoro ofrecerá un bono ajustado en dólares para asignar los pesos entrantes, pero no está claro si se trata de un producto atractivo en medio de la inestabilidad actual.

Foto ilustrativa de un billete de 100 dólares y 100 pesos argentinos. 3 de septiembre de 2019. REUTERS / Agustin Marcarian
Foto ilustrativa de un billete de 100 dólares y 100 pesos argentinos. 3 de septiembre de 2019. REUTERS / Agustin Marcarian

Las empresas de cereales no tienen prisa por salir y liquidar sus exportaciones. No sólo consideran “insuficientes” las reducciones en las retenciones anunciadas por el gobierno, sino que tampoco quieren quedarse en pesos hasta la próxima zafra.

En general, las medidas anunciadas el jueves no han sido bien recibidas por los inversores ni por las distintas cámaras de comercio. Pero no hubo críticas por el camino elegido, sino por ser demasiado tímido cuando los desequilibrios financieros y cambiarios son importantes. Esta es una característica muy clara del equipo económico en esta etapa: siempre detrás de los eventos.

READ  Alta demanda: por que Grandiet agregó 15 franquicias en medio de la pandemia

La situación ha llegado a un punto muy crítico, con un banco central prácticamente escaso de reservas de liquidez, lo que significa que su capacidad para intervenir en el mercado cambiario se ha reducido considerablemente. A menos que quiera vender el oro (alrededor de $ 4.000 millones) para seguir “quemando” las reservas durante unos meses más, lo que no parece estar sucediendo.

El problema es monetario y fiscal, pero la raíz es mucho más profunda. En realidad, Todo forma parte de la desconfianza de los inversores en el curso de la política económica, la injerencia de Cristina Kirchner en las decisiones gubernamentales y la ideología detrás de cada decisión. Incluso la desconfianza aumenta cuando se define un recorte de impuestos (como ha sucedido ahora con las retenciones de impuestos) porque se ve como un paso desesperado y sin una convicción real.

Alberto Fernández repite una y otra vez que no está dispuesto a validar una devaluación. Pero los mercados dicen lo contrario, teniendo en cuenta que tanto el “contado con liquidación” como el dólar informal se acercan a los 150 dólares. Ese es el tipo de cambio actual para el acaparamiento, mientras que para aquellos que gastan con una tarjeta para compras en el extranjero, ya está cerca de $ 135.

Foto de archivo. Banco Central de Argentina (BCRA) en Buenos Aires, Argentina. 16 de marzo de 2020. REUTERS / Matias Baglietto
Foto de archivo. Banco Central de Argentina (BCRA) en Buenos Aires, Argentina. 16 de marzo de 2020. REUTERS / Matias Baglietto

El presidente se muestra reacio a validar una devaluación por las consecuencias que tendría sobre la inflación y los salarios. Pero en algún momento, honestamente tendrá que pagar el dólar oficial o tendrá que optar por un cierre mucho más drástico del mercado de importación.

Eso sí, para evitar que el tipo de cambio oficial diera grandes saltos (nuevamente esta semana superó los $ 80 en el precio minorista), el BCRA decidió utilizar las reservas que le quedaban. El “dólar de ahorro” se ha llevado miles de millones de dólares y los importadores están exigiendo todo lo que pueden y rápidamente. No se sabe cuánto tiempo podrán seguir accediendo a un tipo de cambio que vale la mitad de lo que se practica en la calle.

El desequilibrio financiero tiene dos caras: el BCRA se encontró con reservas para usar y la emisión de pesos fue gigantesca para atender las necesidades de la pandemia. Pero habrá mucha más expansión monetaria al final del año y el presupuesto de 2021 ya predice que una buena parte del déficit presupuestario también se cubrirá de la misma manera.

Este escenario coloca al gobierno entre la espada y la pared. Primero, se vieron obligados a restringir la venta de “dólares de ahorro” a pesar de las promesas de que este no sería el caso. Y ahora habrá que tomar decisiones más difíciles, a menos que haya un cambio casi milagroso en las expectativas de las personas y las empresas.

La gran incógnita es si Alberto Fernández estará dispuesto a “canjear” para generar más confianza y reducir los altos niveles de incertidumbre. Los presidentes Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Eduardo Duhalde lo hicieron en ese momento, y así lograron recuperarse de un inicio inicial muy flojo.

Las opciones que nos esperan son desagradables, tendrán un alto costo para la sociedad y seguramente también para la aceptación gubernamental. Se podrían resumir en dos:

– Avanzar hacia un tipo de cambio sincero: los esfuerzos para mantener la devaluación en línea con la inflación están costando una fortuna. Como ya se ha dicho, el BCRA tiene casi todas las reservas que ha tenido para intervenir y además ya tiene un stock de 6 mil millones de dólares vendidos a plazo para atender la demanda. El jefe de la planta, Miguel Pesce, sostiene que el tipo de cambio es competitivo. Pero incluso si tenía razón, está claro que este no es el dólar de equilibrio. Incluso un escenario deseable sería inducir una devaluación de “Fábrega”. El exjefe de la Centrale, Juan Carlos Fábrega, decidió en enero de 2014 subir el dólar de $ 6,50 a $ 8 y subir la tasa de interés para tentar a los ahorristas. Tuvo un buen resultado, logró reducir el diferencial cambiario y trajo algo de paz a la economía en los meses siguientes. Pero incluso en medio de las acciones, había incluso un clima mejor que el actual para avanzar con una devaluación controlada. El peligro de estos movimientos es que el mercado exige más aumentos.

Miguel Pesce, titular del BCRA
Miguel Pesce, titular del BCRA

-Para avanzar hacia un cierre total de la economía: Si la decisión es que el tipo de cambio no se ve afectado, es decir, seguirá aumentando a razón de 2,5% a 3% mensual, entonces no habrá más dólares oficiales para abastecer el mercado. La forma de mantener este régimen a pesar de los signos de agotamiento es imponer muchas más barreras a las importaciones. No solo será imposible encontrar un producto importado en las estanterías de los supermercados, sino que también se empezará a quedar sin electrónica de importación e incluso muchos productos nacionales que tienen componentes importados, desde celulares hasta motos, carros o carros. dispositivos de línea blanca.. Es posible que la escasez esté aumentando precisamente por problemas de importación. La Centrale ya dio un primer paso en esta dirección en junio, cuando impuso severos obstáculos a las empresas para acceder al dólar oficial. Luego tuvo que relajarse ante las fuertes quejas del sector industrial. Pero ahora la situación es mucho más delicada que hace tres meses.

La opción podría ser una “desviación” por parte del presidente, que incluye un cambio en el rumbo de las medidas económicas, incluida la sustitución de varios ministros.. Debería ser un cambio notable, apoyado tanto por los gobernadores como por las principales cámaras de comercio, que hasta ahora han dado la espalda a prácticamente todas las decisiones gubernamentales.

Durante las últimas décadas, ha habido varios casos que muestran la posibilidad de un giro a mitad de camino. Quizás el caso más emblemático es el de Eduardo Duhalde, cuando recurrió a Roberto Lavagna y logró comenzar a salir de la crisis de la posconvertibilidad. Pero Carlos Menem también supo salir de la hiperinflación con la llegada de Domingo Cavallo y la convertibilidad. Un poco más lejos en el pasado, fue Raúl Alfonsín quien logró dar un giro a la economía que había empezado muy mal con Bernardo Grinspun cuando nombró a Juan Sourrouille.

¿Ahora es el momento de considerar el reemplazo de equipos baratos? Probablemente sí, pero surge rápidamente otra pregunta: ¿será suficiente un cambio de nombre? La respuesta parece ser no. Hará un giro mucho más profundo para empezar a salir de la crisis económica de doble proporción: lo que ha dejado la pandemia pero sobre todo los grandes desequilibrios macroeconómicos y el rumbo del gobierno.

Seguí leyendo:

El gobierno está analizando los precios del último trimestre del año: ¿cuánto aumentarán los alimentos a partir de este mes?

El autocine creció como alternativa a mediados de los 40: cuáles son las opciones y cuánto cuesta una excursión familiar

Written By
More from Zenaida Baez

En video | Camino Nuevo Barranquilla fortalecerá la medicina preventiva

Un total de 80 mil usuarios se beneficiarán de la Nueva Vía...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *