Fugas y contradicciones de la vacuna rusa: resurge la preocupación por la comunicación del gobierno


Fuente: Archivos – Crédito: Presidencia

Paradero Compra de vacunas rusas una vez más sacó un problema de larga data para el gobierno: la comunicación. En Casa Rosada nos preocupamos por las persistentes dificultades que surgen al transmitir mensajes de diferentes tipos, y se evalúan iniciativas para tomar las riendas. El diagnóstico general es que el problema, lejos de dar respuesta a cuestiones técnicas, es político.





La semana pasada, estalló una crisis de comunicaciones después de que se hizo público, a través de una transcripción, que el gobierno estaba negociando la compra de la vacuna Sputnik de Rusia. La especulación se extendió a través de los medios tradicionales y las plataformas digitales a medida que crecían los rumores. presidente Alberto Fernández terminado confirmación de acuerdo con su par ruso, Vladimir Poutine, en una entrevista con el medio ruso Sputnik Mundo, mientras que el Ministro de Salud, Ginés González García, Aclaró de qué se trataba en una entrevista radial y surgieron diferentes versiones sobre la obligatoriedad de la vacunación.



“Se inició con una salida de ‘Turco’ Asís, cuando debería haber sido cobertura institucional. La comunicación del gobierno es muy político y poco institucional, basado en los modales informales de cada ministro. Pero hay un intento de trabajo en red. Por el momento no se ha logrado ”, admitió un importante asesor del presidente.


En el Ministerio de Salud, hubo malestar debido a fallas de comunicación información de alto impacto, donde la cartera de González García y Casa Rosada quedó en el centro de las preguntas, también por el secretismo con el que viajar a rusia del viceministro Carla Vizzotti y el asesor presidencial Cecilia Nicolini.


Ginés González García y Carla Vizzotti, así como el asesoramiento de expertos Crédito: Ministerio de Salud


En sentido estricto, una fuente de la cartera enmarcó el problema en una situación generalizada que se ha prolongado desde el inicio de la administración, y lo atribuyó a la cúpula del gobierno. “¿Era necesario comunicar el viaje? Es una cuestión de opinión. Pero la comunicación en la pandemia la ha tomado el bosque, desde marzo, por la presidencia. En este caso, por ejemplo, nos hemos enterado de la entrevista de la agencia rusa por periodistas “, lanzó el funcionario, en diálogo con LA NACIÓN.

La que se disparó con la vacuna no fue la primera crisis de comunicación que atravesó el gobierno. Las dificultades se registran desde hace meses y el tema se ha debatido en varias reuniones. En agosto, tras la primera bandera, el presidente pidió a sus consejeros y ministros que salieran más a menudo para marcar la agenda del gobierno en los medios. La solicitud ha sido replicada y repetida en otras ocasiones.

Hace dos semanas se emitió un nuevo llamado de atención, debido a los desacuerdos que desencadenaron los actos virtuales cara a cara del Dia de la fidelidad y por el aniversario de la muerte de Néstor Kirchner. Lo mismo sucedió a raíz de los mensajes contradictorios y confusos que circularon desde diferentes referentes durante el acaparamiento de tierras en Buenos Aires y Entre Ríos, donde el cargo oficial sobre las acciones de los movimientos sociales, la policía bonaerense y el líder social Juan Grabois, aliado del gobierno, a menudo eran contradictorios.

Las reflexiones con tono de autocrítica que se están gestando dentro del gobierno señalan diferentes motivos. Uno de ellos es el
estilo radial y personal,
al comunicarse, en nombre de
Alberto Fernandez. No solo en entrevistas con los medios, sino a través de su propia cuenta de Twitter. El miércoles por la noche, Fernández utilizó esta red para revelar detalles de la negociación secreta con Rusia y aclarar la cantidad de dosis a comprar.

Esta tendencia, que se hizo evidente durante la campaña y se confirmó tras la inauguración, todavía en pie como un año de gobierno está a punto de terminar. Este es uno de los principales factores a los que se atribuye la falta de organización.

“Alberto concentra toda la comunicación y no ordena. Los ministros se encogen, pero hablan. Luego aparecen los trascendidos, que pueden traer problemas”, dijo LA NACIÓN un hombre cercano al presidente. “Con un liderazgo de comunicación a un nivel tan alto, es imposible organizar nada, especialmente en una crisis por un tema”, agregó.


Alberto Fernández
Alberto Fernández Fuente: Archivos – Crédito: Presidencia

Junto a los problemas de comunicación de la dirigencia, pero estrechamente relacionados, existe la preocupación por la difusión de los mensajes del Frente de Todos como fuerza política en el poder. Diferentes funcionarios han coincidido en que en gran medida la desorganización surge precisamente de la naturaleza de una coalición, donde conviven varias tribus y jefes. “Al no tener una sola cumbre clara, un liderazgo político inequívoco, no hay forma de ordenar los mensajes”, aventuró un alto funcionario, que observó con preocupación la campaña electoral del próximo año.

La única herramienta unificadora, desde el inicio de la gestión, es un grupo de WhatsApp donde se distribuye la agenda diaria y se comparten algunas pautas de comunicación. “Sirve como entrada, para estar pendiente, pero hay libertad para que todos trabajen en la línea que crean que es la mejor”, dijo a este medio una fuente del Massismo.

Recientemente, el mandatario recibió, de las filas del jefe de gabinete, una propuesta de coordinación centralizada de las acciones de difusión de los diferentes espacios. En particular en redes sociales, donde admiten las deficiencias más graves. Al principio hubo esperanza, que se desvaneció con los días.

“No ha habido ningún avance, el lío es tal que cada grupo tiene el suyo. Además, somos conscientes de que habría que golpear muchos hormigueros “, dijo una fuente del gobierno, refiriéndose a los centros de comunicación de Instituto Patria y el Frente Renovador, y en el segundo caso, los grupos y movimientos sociales kirchneristas.

El diagnóstico negativo, señalan, nada tiene que ver con el área de comunicación institucional de la secretaría de medios de la Casa Rosada, que funcionarios separado de fallas operativas. En cambio, responde una pregunta de liderazgo. “Para tener unificación, necesitamos liderazgo político, y aquí falta. Somos todos iguales y estamos a la misma altura, y eso impide que las cosas funcionen “, deslizó un asesor presidencial.

En lo que respecta a la comunicación digital, especialmente en las redes sociales, surgen comparaciones directas con la estrategia del gobierno anterior en las conversaciones sobre el tema. Dentro de las filas del Albertismo, admiten que el contraste con la mecánica del Pro es claro, para bien o para mal.

Un asesor lo describió de esta manera: “Macri tenía mejor organización y centralización. Tenía un centro de trolls en Casa Rosada y enseñó estilo de comunicación de fiesta en Balcarce. Alberto nunca promoverá algo así, está en contra de lo suyo, de su naturaleza ”.

De acuerdo con los criterios de

Más información

ADEMÁS


READ  Kicillof anuncia hoy los alcances de la nueva etapa de ...
More from Adelmira Carreno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *