Oficialmente reconocida como la peor selección de fútbol del mundo -según la clasificación del organismo que regula el fútbol, la FIFA- San Marino ofrece una serie de peculiaridades que ha marcado su presencia en el fútbol internacional desde que debutó en 1990.

Simoncini, el portero de la selección de San Marino, ha jugado 39 veces para San Marino y ha recibido 171 goles en contra. Simoncini se lo toma con filosofía: “Pese a que tuve que recoger el balón del arco 13 veces, ése fue uno de los momentos más felices de mi vida”, recuerda Simoncini. La vida del portero estuvo en juego a causa de un accidente cuando tenía 19 años y era una promesa del Módena.

Por su parte, Andy Selva, es el único jugador de la historia de la selección de San Marino que ha marcado más de dos goles (8 en total), una cifra increíble si tenemos en cuenta que esta selección ha marcado 17 goles en total desde su debut.

Uno de sus goles sirvió además para la única victoria que registra San Marino, 1-0 en un amistoso contra Liechtenstein en 2004. Así lo recuerda Andy: “Es un gran recuerdo. Mis compañeros me abrazaron, fue algo que todos sentimos en la cancha. Después del pitido final comencé a pensar ‘¿Qué fue lo que hice?’ Había hecho algo histórico”.