CERRAR

Cuando comencé a trabajar para la Asociación de las Grandes Montañas Humeantes en 2017, pensé que escribiría un libro en algún momento de mi mandato. Pero nunca soñé que sería el autor de un libro para niños.

El ímpetu para esto se remonta a mi propia infancia, que fue idílica. Crecí en el este de Kentucky en un campamento de verano en el que mis padres actuaban como supervisores. Pasé los días de verano nadando, navegando en canoa, caminando y montando a caballo, sumergiéndome en un paisaje de vida salvaje de los Apalaches. La única tristeza que puedo recordar fue ver a los animales atropellados y muertos en las carreteras.

En mis 30 y 40 años, viajé por el mundo como profesional de viajes y viví durante un tiempo en Canadá y Costa Rica. Estas experiencias me hicieron consciente de la mortalidad de la vida silvestre en los caminos como un problema global.

Poco después de comenzar a trabajar en el Parque Nacional Great Smoky Mountains, me involucré con un grupo de organizaciones federales, estatales, tribales y no gubernamentales que discutían la necesidad de estructuras de cruce de vida silvestre a lo largo de la Interestatal 40 cerca del límite del parque, en Pigeon River Gorge entre Asheville y Knoxville. Me atrajo este grupo porque había visto un oso negro, un venado de cola blanca e incluso un alce asesinados en la Interestatal 26 al norte de Asheville, cerca de mi casa.

READ  Cómo el bloqueo ayudó a las especies en peligro de extinción en todo el mundo a recuperarse

Continuar hacia finales de marzo de 2020. La pandemia ha puesto fin a la mayor parte de mis viajes e interacciones sociales. Mais assis près du ruisseau sur ma propriété de six acres à Flag Pond, dans le Tennessee, un collègue de la collaboration de croisement de la faune a posé une question surprenante: «Quand allez-vous écrire un livre pour enfants sur la nécessité de traverser ¿la fauna?”

Debo haber lanzado una letanía de protestas que duraron cinco minutos. En la cima de mi carrera como directora creativa gestionando cinco innovadores de vanguardia, participando en una plétora de proyectos interesantes con mis colegas de la Asociación de las Grandes Montañas Humeantes, el Servicio de Parques Nacionales y con otros socios de parques como Discover Life in America. – ¿Cómo podría empezar a pensar en emprender un proyecto así?

Al día siguiente me encontré en el arroyo con una libreta y un bolígrafo amarillo. Llené seis páginas y media con un borrador de la historia y unas seis más con notas detalladas. Creé un esquema para ocho capítulos, dibujé un mapa aproximado y tracé los tipos de personalidad para 16 personajes de varias especies. Eso fue solo el comienzo: durante los siguientes seis fines de semana, escribí en mi computadora, terminando la historia a principios de mayo.

“A Search for Safe Passage” cuenta la historia de los mejores amigos Bear y Deer que crecieron juntos en el lado norte de un hermoso desfiladero de los Apalaches. En los días de sus abuelos, los animales podían viajar libremente a ambos lados de un río de corriente rápida, pero ahora la peligrosa ruta humana divide su área de distribución entre los lados norte y sur.

READ  Marriott abre nuevo resort vacacional en Costa Rica

Muchos animales han muerto en la ruta humana mientras intentaban seguir los antiguos caminos. Entonces, para mantener a todos a salvo, Turtle, el anciano, creó una ley que prohíbe que cualquiera intente cruzar, y se formó un Consejo Forestal para buscar soluciones. Hawk y Owl exploran el área todos los días en busca de otras formas de viajar de norte a sur, sin éxito. Pero en la noche de luna llena, dos extraños llegan del sur con noticias que llevarán a decisiones difíciles, una aventura que cambiará la vida y nuevos amigos se unirán en la búsqueda de un pasaje seguro.

La historia es ficción, pero se basa en el problema de la vida real. El escenario es un microcosmos de la garganta del río Pigeon, un paisaje hermoso y salvaje con un camino traicionero que corta los antiguos corredores de vida silvestre en dos. En la parte posterior del libro hay una sección interpretativa sobre animales de la vida real y sus necesidades reales para cruzar la vida silvestre. Está destinado a las edades de 7 a 13 y contiene sugerencias e ingenio para que los adultos disfruten con los niños.

Mientras preparaba el libro para su publicación, apoyé el esfuerzo de colaboración para recopilar datos, planificar y ayudar a implementar cruces de vida silvestre a lo largo del peligroso tramo de 45 km de la carretera en el oeste de Carolina del Norte y el este de Tennessee. El 25 de febrero, el público se enteró de Safe Passage: el proyecto de cruce de vida silvestre I-40 Pigeon River Gorge. Seis socios (el Fondo de Conservación, Defensores de la Vida Silvestre, la Asociación de las Grandes Montañas Humeantes, la Asociación de Conservación de Parques Nacionales, la Federación de Vida Silvestre de Carolina del Norte y la Red de Tierras Silvestres) ayudaron a recaudar donaciones para futuras estructuras de mitigación de carreteras y paso de vida silvestre a través de un fondo. en SmokiesInformation.org.

READ  Costa Rica pide apoyo para la 'fiebre' migratoria de Estados Unidos -

A través de todo este trabajo, me he dado cuenta de que los humanos deben negarse a aceptar la destrucción de la carretera como una parte natural del viaje en nuestro mundo moderno. Hay soluciones viables y asequibles que han tenido éxito en todo el planeta, y ahora es el momento de hacer algo al respecto en nuestro paisaje biológicamente diverso de los Apalaches del Sur.

Frances Figart es editora en jefe de la revista Smokies Life y directora de servicios creativos de la Asociación Great Smoky Mountains Association de 34.000 miembros, un socio educativo sin fines de lucro del Parque Nacional Great Smoky Mountains. Busque “A Search for Safe Passage” en SmokiesInformation.org, descubre más sobre el proyecto colaborativo en SmokiesSafePassage.orgy contacte al autor en [email protected]

Lea o comparta esta historia: https://www.citizen-times.com/story/news/local/2021/03/07/word-smokies-childrens-book-lon-need-wildlife-crossings/6919772002/