Rarezas ‘made in Spain’ | El diario vasco

Mirarnos con los ojos de personas de otros países y culturas es estimulante y revelador ya que nos hace ver nuestras peculiaridades. Y, bueno, también rasgos que no consideramos defectos por hábito pero que para otros sí lo son. En cualquier caso, es un ejercicio útil. Incluso podemos corregir algunas cosas ‘made in Spain’ que no deberían ser motivo de orgullo … e identificar qué es lo que más nos gusta de nuestro estilo de vida para defenderlo con uñas y dientes. ¿Hacemos inventario? Los corresponsales de este diario nos cuentan qué ‘rarezas’ llaman la atención las patrias a los ciudadanos de los países donde trabajan.

NOS

Conchas de camarón en el suelo y camareros agresivos

“Hay costumbres españolas que ponen patas arriba a los norteamericanos, empezando por la siesta”, explica Mercedes Gallego. No esperan encontrarlo todo cerrado entre las dos y las cinco de la tarde. Eso les chilla, al igual que la falta de espacio personal y nuestra costumbre de besarnos para saludar y despedirnos. ‘Y encima, una mejilla no es suficiente, ¡los españoles necesitan dos!’, Se quejan algunos.

La cena a las diez también parece una aberración. Arriba, dicen que tenemos tendencia a cenar ‘pescados grasos’ como caballa, anchoas, sardinas … pero lo peor para ellos es esa costumbre de tirar basura al suelo. ‘¡Comí gambas en un bar donde tiraban las conchas al suelo!’ Me dicen, asustados.

Otro elemento que les llama la atención: la ‘agresividad’ de los camareros. Los estadounidenses de habla hispana sienten que los españoles les hablan ‘golpeados’ y ‘muy feos’, ya que están acostumbrados al acento caramelo de los latinos y sus múltiples formalidades. Y terminan tomándolo a mal. Sin embargo, sí aprecian una virtud de estos profesionales en España: suelen evitar que el cliente pregunte en exceso. Antes de que les frenen. Algo completamente incomprensible en el país del capitalismo, donde el consumo impulsa la economía y todo lleva el signo del dólar.

Rusia

‘Fiesta de la siesta’, pero un poco vago con el vodka

“La opinión de los rusos sobre los españoles y sus costumbres es muy positiva, prácticamente todo les parece bien – celebra Rafael M. Mañueco -. ¡Los juicios de los rusos sobre España son mucho más benévolos que los nuestros sobre ellos! Hay rusos que , cuando sepan que tienen un español enfrente le dicen sonriéndole: ‘¡siesta-fiesta!’, que en ruso se dice y se escribe igual, ya que tomaron prestada la expresión de nuestro idioma. No lo dicen en un sentido despectivo, al contrario: parece inteligente dormir unas horas para pasar la noche de fiesta.

Creen que los españoles sabemos vivir la vida y que no escatimamos medios para pasarlo bien. Pero lo que más les sorprende cuando llegan por primera vez a España es lo alto que hablamos. Eso nos pasa incluso a los españoles que vivimos en Rusia, que ya estamos acostumbrados a un silencio casi sepulcral en todas partes: nada más llegar al aeropuerto, después de volar desde Moscú, nos parece que nuestros compatriotas hablan alto.

READ  Jesús Zambrano es elegido nuevo líder del PRD

¿Algo más? Los rusos nos ven a los españoles algo perezosos a la hora de acompañarlos en la borrachera de vodkaPero este defecto se compensa con la buena opinión que las mujeres rusas suelen tener de nosotras, que nos consideran ‘muy caballerescas’ ”.

Francia

Tuteadores y tardones

“Lo que más sorprende a los franceses de nuestras costumbres son nuestros horarios”, dice Paula Rosas. “Todo pasa una hora o dos después en España”, me dijo recientemente un vecino. Vamos contra la corriente de Europa y creo que, en algunas cosas, tiene sentido común. También es sorprendente, o quizás molesto, lo alto que hablamos, especialmente cuando estamos en un grupo.. Parece un cliché, pero es cierto, a los españoles se les escucha antes de llegar. Somos, en general, ruidosos.

Además, a los franceses, que son tan formales en su idioma, les sorprende lo rápido que hablamos en España o que pocas personas te utilicen directamente. Choca al principio, porque parece una falta de respeto, pero luego muchos reconocen que sirve para mostrar cercanía rápidamente.

Israel y Palestina

Horror para el jamón … y también para el kalimotxo

“La repugnancia por el jamón y otros productos del cerdo une a judíos y musulmanes en Tierra Santa, consumidos solo por cristianos y algunos judíos laicos, especialmente rusos”, enfatiza Mikel Ayestaran. La minoría cristiana tiene sus granjas con cerdos en ciudades como Belén y también hay judíos laicos que crían cerdos, pero en su caso las granjas deben estar acondicionadas con plataformas para que estos animales considerados impuros no toquen el suelo, según las autoridades religiosas. .

También les llama la atención el kalimotxo, otro hit de nuestra península. El vino local es escaso y caro en esta parte del mundo, por lo que es una sorpresa cuando un turista les pide que lo mezclen con Coca-Cola.. El kalimotxo cuesta más que un gintónic, ya que el vino y la Coca Cola se cobran aparte.

Lo que aman es el fútbol, ​​concretamente al Real Madrid y al Barcelona, ​​que son una aplanadora mundial. Sus juegos son seguidos con devoción a ambos lados del muro. Son dos religiones nuevas en la tierra de las religiones monoteístas y no pueden entender que las personas con pasaporte español no sean seguidores de uno de los dos grandes equipos. Palestinos e israelíes gastan fortunas en viajar a España para asistir a los clásicos del fútbol.

China

¡Zapatillas en la lavadora!

“Hay unanimidad en señalar un aspecto irritante: los horarios españoles los llevan de cabeza”, explica Zigor Aldama. A los chinos les parece inaudito que empecemos a comer a las dos de la tarde y que mucha gente cene después de las nueve o diez. A las once en punto, muchos establecimientos chinos de bebidas ya han cerrado. También se destacan la impuntualidad crónica y la inseguridad ciudadana, ya que los asiáticos suelen ser el objetivo de los ladrones. “España es especialmente permisiva con los delincuentes”, dice un “influencer”.

READ  El Team Heretics se lleva la final de los R6 Spain Nationals

Recientemente, un joven chino también me dijo que le parecía horrible que muchos españoles metieran sus zapatillas deportivas en la lavadora.

Italia

¿Pizza de borde rellena de queso?

«Pizza, pasta y café. Los italianos consideran estos tres alimentos pilares de su gastronomía y se desesperan al descubrir la forma en que, muchas veces, se preparan en España –analiza Darío Menor–. Con la pizza, para ellos, el lema de que ‘menos es más’ funciona. Suelen optar por margherita, marinara u otras recetas sencillas. Cuando descubren que las pizzerías españolas se atreven a ofrecer piña como ingrediente y el borde relleno de queso, los italianos no pueden ocultar su disgusto. Con la pasta, la queja habitual es que la cocinamos demasiado., aunque este problema es menos frecuente en las nuevas generaciones de españoles, que han aprendido lo que significa ‘al dente’, olvidando ese mito de que había que tirar espaguetis contra los azulejos de la cocina y esperar a que se pegara. ¡Los italianos a menudo se quedan boquiabiertos cuando escuchan la leyenda! Tampoco entienden que, en un país donde se bebe tanto café, es más caro y de peor calidad que en los bares de Italia, donde se suele tomar de pie y en un instante. A nadie se le ocurriría pasar dos horas charlando con un amigo en la mesa de un bar después de haber tomado un café. “

Reino Unido

Policías con pistola

“Los británicos están cabreados por las pistolas de los policías españoles”, revela Iñigo Gurruchaga. Están acostumbrados a policías sin armas de fuego y estar cerca de un policía armado les suena a película del oeste pero con balas reales. A los que hablan español les parece cómico que, como los italianos, Los españoles hablan todos a la vez cuando conversan con amigos o enemigos.Pero también les irrita cuando interrumpen a otros cuando discuten asuntos supuestamente serios. Los aficionados al fútbol están indignados con Sergio Ramos y que los españoles se tomen con giros grotescos al césped cuando no los han tocado, porque les gusta el buen teatro. A los ignorantes, el flamenco les parece ridículo ».

Bélgica

Los que gritan en el metro

“Una de las cosas que llama la atención de los españoles en Bélgica es su impuntualidad”, dice Salvador Arroyo, “aunque es más un tema que otra cosa. Somos famosos por tomar nuestros cinco o diez minutos e incluso un cuarto de hora en el horario acordado.. Están muy interesados ​​en nuestros horarios, porque aquí la hora más común para comer es a las 12 del mediodía y las tiendas cierran a las 6:30 pm o 7:00 pm como máximo. Y ganamos más que una mirada escrutadora en el metro cuando vamos en grupo porque hablamos muy alto. Los belgas son muy tranquilos en transporte público. ‘

Alemania

Trabajamos muy tarde

“Aquí siguen llamando la atención los horarios, sobre todo los de las comidas, que se atrasan unas dos horas de media con respecto a los de los alemanes -informa María Molinos-. Algunos dicen que, en España, vieron gente en los restaurantes a las cuatro de la tarde y no sabían si todavía era comida o cena. También les sorprende el horario comercial y, lo que puede no ser tan divertido para nosotros, que la jornada laboral en España dure hasta muy tarde. Para ellos, la salida de la oficina suele ser entre cinco y seis.

READ  IFE: dos grupos se excluirían de la carga en el siguiente paso

Ya nos conocen bastante bien, pero aún les sorprende la profusa iluminación nocturna de las calles, el volumen de la música en los establecimientos hoteleros, la inclinación por el contacto físico incluso con extraños, la cantidad de bares que hay, la tradición de los bastones. y los pintxos y la simpatía generalizada por los extranjeros ”.

África

Ese olor repelente

“No creo que países como Ruanda, Congo o Kenia nos hagan muy diferentes a otros europeos, pero lo que siempre les sorprende es nuestra prisa”, enfatiza Gerardo Elorriaga. En África nos ponemos muy nerviosos porque el tráfico es un caos, ya sea porque, sobre todo en el campo, los túneles son de impresión, o porque en las ciudades la circulación se colapsa y no aparece ningún agente y, sobre todo, pueden adelantar por cualquier lado. Se dan cuenta de que estás lívido y ríes.

Me pasó lo más divertido en Senegal con un chico que había vivido en Madrid. Me dijo que siempre le había parecido raro que oliéramos, hasta que vino a vivir aquí y se dio cuenta de que el olor era a repelente de mosquitos. Tampoco es sorprendente. ¡Nos untamos de arriba a abajo! ‘

… Y aún hay más

Peculiaridades nacionales

Persianas: No se utilizan en muchos países; están protegidos de la luz con cortinas gruesas.

Reunirse en bares: A veces les resulta extraño que siempre nos encontremos en los bares para tomar un aperitivo en lugar de cenar en casa.

Pan: Les llama la atención el hecho de que muchos españoles se declaren incapaces de comer sin él.

Desayunos: Muchos no pueden creer que desayunamos tan poco: ¿solo café y galletas?

Aceite de oliva: Los que proceden de los ‘países de la mantequilla’ quedan impresionados por la cantidad de aceite de oliva que utilizamos.

Calzado en casa: En gran parte del mundo, las personas descalzas al entrar en su casa o en la de otra persona.

Días festivos: Un mes entero de vacaciones a menudo parece ciencia ficción. Como vacaciones y puentes.

Saludos y ‘dulzuras’: Se quedan perplejos cuando los españoles saludan o se despiden de personas que no conocen. Y más que ser llamado ‘guapo’ o ‘querido’.

Postre: Están asombrados de cuánto puede durar.

Palabras amistosas de juramento: Alucinan que se utiliza un insulto de colega (“hola, cabrón”, “qué cabrón eres”).

More from Francisco Ortega

“España está de vuelta, España está aquí para quedarse”

El Ministro de Relaciones Exteriores, Arancha González Laya, apuesta a que España...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *