Somos el número 1 y el coronavirus:

España vs.Estados Unidos: Somos número 1 y el coronavirus

He vivido casi la mitad de mi vida en Estados Unidos enseñando y estudiando, y más que la otra mitad en España estudiando y trabajando. Me formé en mi escuela rural en Las Salas, mi colegio jesuita en León, mi Universidad Central en Barcelona y mi Universidad Estatal Massachusetts-Amherst. Fui técnico estadístico del Consorci d’Informació i Documentació de Catalunya (8 años), presidente de Spanish Profesionales en América ALDEEU (2 años), profesor, director y fundador del Centro BOSP de la Universidad de Stanford (CA) en Madrid ( 8 más), me pasa lo mismo con el Instituto de Verano de Estudios Hispánicos en colaboración con la Universidad de León (28 estíos), y (tras otros 25 años de docencia y sede aquí y allá) soy profesor emérito de Hispanoamérica estudia en la Universidad de Hamilton (NY), siendo finalmente ‘jubilado’ en Estados Unidos y ‘jubilado’ en España. Recibo la mayor parte de mi pensión de Estados Unidos y una pequeña parte de España. Pago la mayor parte de mis impuestos en España y una pequeña parte en EE. UU. En consecuencia, me siento español y americano o viceversa, depende del momento y del punto de vista, e incluso hay momentos en los que siento los dos al mismo tiempo, tratando de encontrar la mitad quijotesca adecuada. Espero que todo esto me dé la autoridad no solo para dar mi opinión (como hacen o no todos y cada uno de los expertos españoles) sino incluso para verificar (como con la ayuda de la razón algunos estadounidenses han intentado hacer desde que nos retiramos de nuestras universidades).

Y creo y verifico que mis compatriotas propagan con orgullo a los cuatro vientos la consigna patriótica de ser el Número Uno, guiados o administrados por su todopoderosa y ‘democrática’ ‘élite de poder’ educativa, empresarial, mediática y política, llevándolos a créelo. con firmeza casi todos los congéneres como señal de identidad, mientras cantaba el precioso ‘Oh, di que puedes ver’ a esa omnipresente bandera albi-celestial de líneas y estrellas en el viento con la mano en el corazón. El hecho en sí es ciertamente admirable, auténtico y conmovedor. También el 90% de los españoles creía a ciegas o decía cara al sol y el brazo por delante que su querida España era el mejor país del mundo, haciendo casi exactamente lo mismo que los yanquis en la época de Franco y su democracia, en este caso. ‘orgánico’, lo que lo hacía menos admirable, auténtico y conmovedor. Tras el periodo de miedo, reflexión y sentido común de la primera parte de la Transición, poco a poco primero y casi de lleno ya hoy, volvemos a la bandera roja y amarilla de la Patria gloriosa, aunque los españoles aún no encuentran la letra propia de tal patriotismo, que por su mismo desacuerdo puede resultar en un patriotismo vacío que más de uno explota.

READ  Muere un hombre tras tomar dióxido de cloro por recomendación de un amigo

Para aquellos de nosotros que vivimos en ambos mundos y para aquellos que hemos experimentado la educación en el extranjero como un requisito indispensable para la comprensión internacional y el único medio de lograr la paz global, este maniqueísmo cultural entre el bien y el mal confirma tal orden no solo como absurdo y falso. pero también obsoleto. . Sólo la mirada física o intelectualmente distante y sin prejuicios culturales miopes otorga la objetividad de lo simplemente diferente según el contexto y el punto de vista. Y es que Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Cataluña, China, Egipto, España, Francia, Inglaterra, Japón, Rusia, EE. UU. Y casi todos los países y naciones del mundo se cree que es el número 1. es obvio que alguien e incluso la mayoría no tiene toda la razón.

Sin embargo, lo que sí verifico estadísticamente en estos lamentables días es que Estados Unidos y España son los No. 1 en infecciones y muertes por Covid-19, en números absolutos el primero y en números relativos el segundo. Aprendí en mi Consorcio Catalán que las estadísticas no suelen mentir, aunque hay muestras inadecuadas que lo relativizan, por lo que tal orden también podría darse a Alemania, China, Inglaterra, Italia, Francia, o más probablemente en un futuro a Brasil. , Congo o Filipinas debido a desajustes, tergiversaciones o falta de datos estadísticos. Pero lo que todavía no entiendo ante hechos tan comprobados es que en España sus expertos en salud, sus políticos y sus medios de comunicación siguen intentando hacernos creer que tenemos el mejor sistema de salud pública del mundo o que en Estados Unidos. dicen lo mismo de su ‘sistema de salud privado’. El desarrollo de la pandemia de coronavirus niega ambas afirmaciones, que deberían ser denunciadas como ‘fake news’ insultantes y simplistas.

READ  Lo que Netflix dijo sobre el ajuste de las acciones - noticias

El sistema de salud pública español puede ser en teoría el mejor del mundo, pero en la práctica no lo es en absoluto. Para ello necesita: a) un sistema de salud que promueva la prevención, la renovación y la innovación sin descuidar la tradición, b) una investigación más consolidada, eficaz y extensa, c) un personal médico más numeroso, mejor formado homogéneamente, más fiable y responsable ante la ley, yd) un medio técnico más avanzado y adecuado a nuestro tiempo y al personal que los maneja con maestría. Todo esto requiere no solo abolir los recortes de salud pasados ​​de 2012-18, sino duplicar el presupuesto de salud actual para evitar listas de espera y colapsos pasados, presentes y futuros. El sistema privado estadounidense también puede ser el mejor del mundo, pero solo para el 1% de la población de multimillonarios como Trump o Biden que pueden tener un seguro privado millonario o atender directamente los cuantiosos pagos médicos, hospitalarios y farmacéuticos a los que el 99 % El resto no tiene acceso o eso, si son más afortunados, los llevará a la ruina y la muerte más o menos tarde o temprano. El sistema de seguro privado estadounidense depende directamente del empleo, y con el desempleo o la jubilación se convierte en una carga que solo puede soportar un pequeño porcentaje de la población. La cobertura del sistema básico público de Medicare es ridícula, por lo que debe apoyarse en otras coberturas B, C o D que, aunque más económicas que los sistemas privados, no llegan a la cobertura total, que acaba saliendo de las jubilaciones y ahorros de un toda la vida y, una vez superadas, caridad y caridad que pueden pagarte una operación, un tratamiento o, en su defecto, obligarte a afrontar el sufrimiento a la espera de la muerte. Los sistemas público y privado vuelven a tener una oposición maniquea, de modo que lo que es malo para España es bueno para Estados Unidos y viceversa. Algo parecido ocurre con el sistema universitario, aunque en este caso la mayor autonomía universitaria americana ofrece ventajas sobre la española.

READ  El video de sobornos llega al corazón del panismo

Un caso práctico puede aclarar este doble sistema. Un familiar español y estadounidense fue diagnosticado de cáncer metastásico en marzo de 2015 en La Paz de Madrid, citado quirúrgicamente a mediados de septiembre por supuesta estabilización en lugar de admitir el verdadero motivo de la lista de espera. Gracias a la amistad de un premio Nobel, un colega de Stanford, conseguimos una cita in situ con el director del Memorial Sloan Kettering Hospital en Nueva York, quien dictaminó la intervención inmediata o la muerte. Pero su intervención fue tan costosa que resultó inasequible tanto para nuestro sistema estadounidense de Medicare como para nuestro seguro público y privado español, así como para nuestros beneficios de jubilación y ahorros de por vida. Ante esta imposibilidad económica y el retraso forzado en la atención del sistema público en España, solo teníamos la opción de nuestro seguro privado en la Clínica Quirón, donde se inició el tratamiento en mayo, guiados en parte por las recomendaciones oncológicas de Nueva York. Cinco años después continúa el milagro médico, que en el sistema público español o norteamericano habría sido truncado por una muerte segura.

Y me pregunto: ¿es tan difícil para Estados Unidos y España, ambos países del Primer Mundo, encontrar el medio cervantino adecuado entre el sistema público y el privado? No seré yo quien critique el encierro actual que marcan los expertos científicos y médicos. Pero aprenderemos esta vez a poner en marcha en USA y España un Sistema de Salud en el que los medicamentos públicos y privados se complementen, para no volver a quedar atrapados en el futuro en coros –como decimos en Las Salas– descubiertos desde el anverso y reverso, y en el que verdaderamente podemos presumir de su efectividad como Royal No. 1?

More from Francisco Ortega

El 70% de los encuestados estarían vacunados contra el coronavirus

Las vacunas en desarrollo contra el coronavirus son un tema candente todos...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *