¡Todo lo nacional es malo!

¡Así es! Parece que esta es la respuesta que mencionan la mayoría de fanáticos del balompié costarricense cada vez que se nombra a un director técnico nacional al frente de la Sele, lo que representa para ellos un sinónimo de fracaso.

¡Argollero!, ¡No sirve!, ¡No tiene experiencia!, ¡Tiene un color de equipo definido!, ¡Todo lo ganado lo vamos a perder! Estas son algunas de las frases que más se escuchan cuando se da la elección de un timonel nacido en Costa Rica.

Bueno, en esta ocasión la historia no varía y el entrenador criollo, Paulo César Wanchope Watson, ha sido el blanco de ataques, malos comentarios, mala vibra y graves acusaciones de la prensa y de la opinión pública ante los nuevos cambios de estrategia, nuevos talentos convocados, nuevo estilo de juego y cambio de mentalidad que Wanchope le ha impregnado a la Sele, teniendo como su enemigo más grande lo conseguido hace poco más de un año en el Mundial de Brasil 2014, con Jorge Luis Pinto Afanador a la cabeza de la Tricolor.

Pero, ¿es tan malo lo planteado por “Chope”? ¿No debe de haber “sangre nueva” en la Sele de cara a Rusia 2018? ¿Tiene que convocar siempre a los 23 futbolistas que viajaron a Brasil? ¿Estamos en la obligación de ganar siempre, ya sea a España de visita o a Colombia y México en terreno neutral?

Ante estas interrogantes, entre otras más que andan en el ambiente nacional de cara a la Copa Oro, torneo que nunca se ha ganado pero que se quiere obligar a este nuevo grupo a traerlo a casa sin importar el cómo se haga, sin importar que la “Cobra” y el grupo no pueda contar con Keylor Navas (Real Madrid), Bryan Oviedo (Everton), Óscar Duarte (Brujas) y Yeltsin Tejeda (Évian Thonon Gaillard FC) por lesión, sin importar que Júnior Díaz (Mainz 05), Cristian Gamboa (West Bromwich Albion FC), José Miguel Cubero (Blackpool FC) y Bryan Ruiz (Fulham FC) vengan al combinado patrio sin ritmo de juego, lo que representa que más de la mitad de los jugadores que fueron titulares en Brasil 2014 no estén a su disponibilidad, o bien en su mejor momento de cara a la Copa Oro 2015.

Es por eso que Wanchope ha utilizado a 12 futbolistas nuevos desde que asumió el banquillo de la Tricolor, con el fin de obtener material humano de cara al inicio de las eliminatorias mundialistas y ante alguna posible lesión o no convocatoria de algún consolidado, estos experimentos dieron diversos resultados, ya que con los jugadores David Ramírez, Johan Venegas, Keyner Brown, Elías Aguilar, Deyver Vega, David Guzmán y Juan Bustos Golobio -antes de su lesión- tuvieron mayor protagonismo con la Nacional y le aportaron algo diferente en comparación con Jonathan Moya, Johan Condega, Felicio Brown, Mayron George y LeMark Hernández.

Brasil 2014

Lo alcanzado por Costa Rica en junio y julio del 2014 en tierras sudamericanas será inolvidable, los triunfos logrados ante Uruguay e Italia, más los empates conseguidos ante Inglaterra, Grecia y Holanda, que nos deparó salir del torneo de forma invicta y con un decoroso octavo lugar, quedarán siempre en la retina de los costarricenses.

Pero en el fútbol hay que evolucionar, hay que estar en constantes cambios y con un norte bien definido, es por eso que el planteamiento de nuevos retos es fundamental para mantener el deseo de superación, las ganas de obtener la gloria y el reconocimiento de todo un país.

Tener solamente una base de 23 futbolistas es limitar a una Selección Nacional, ya que el ritmo de juego de algunos futbolistas puede variar de un semestre a otro, algunos jugadores pueden cambiar de equipo a ligas muy fuertes pero en ese lapso de acoplamiento pueden tener escasos minutos de juego y en otros casos emigran a ligas no muy competitivas lo que hace que se pierdan del mapa del fútbol internacional.

Ante estos movimientos que ya ocurrieron como con Keylor Navas -del Levante al Real Madrid-, Christian Gamboa -del Rosenborg noruego al West Bromwich Albion de Inglaterra-, José Miguel Cubero -del Herediano al Blackpool FC-, Christian Bolaños -del Copenhague de Dinamarca al club Al-Garrafa de Catar-, Bryan Ruiz -del PSV holandés devuelta al Fulham inglés- y Marco Ureña -del Kuban Krasnodar al FC Midtjylland de Dinamarca-, limitaron en demasía el poderío de la Tricolor.

Convocados al Mundial

Porteros:
Keylor Navas (Levante-ESP),
Patrick Pemberton (Alajuelense),
Daniel Cambronero (Herediano).

Defensas:
Giancarlo González (Columbus Crew-USA),
Johnny Acosta (Alajuelense),
Michael Umaña (Saprissa),
Roy Miller (Red Bulls-USA),
Júnior Díaz (Main 05-GER),
Christian Gamboa (Rosenborg-NOR),
Óscar Duarte (Brujas-BEL),
Waylon Francis (Columbus Crew-USA),
Dave Myrie (Herediano).

Centrocampistas:
Michael Barrantes (Aalesunds-NOR),
José Miguel Cubero (Herediano),
Yeltsin Tejeda (Saprissa),
Celso Borges (AIK-SWE),
Esteban Granados (Herediano),
Diego Calvo (Valerenga-NOR),
Christian Bolaños (Copenhague-DEN),
Bryan Ruiz (PSV-NED).

Delanteros:
Joel Campbell (Olympiakos-GRE),
Randall Brenes (Cartaginés),
Marco Ureña (Kuban Krasnodar-RUS).

Ganar o ganar

Para finalizar, las mieles del triunfalismo llenaron al máximo a los aficionados nacionales, quienes en cada momento le exigen a la Sele dirigida por “Chope” ganar o ganar, jugar bien y ser muy superiores a sus rivales cada vez que salgan al terreno de juego, sin importar si es la España de De Gea, Sergio Ramos, Fábregas y Silva, o la Colombia de Ospina, James, Cuadrado y Falcao, o el México de Ochoa, Vela, Giovanni y Hernández.

Pero en estos juegos amistosos y de preparación de cara a la Copa Oro lo que realmente importa es probar, descartar, improvisar y ratificar una idea de juego, un planteamiento, un esquema que les permita jugar de tú a tú contra cualquier rival y que si en algún momento se les complicaran las cosas se pueda variar el formato para salir adelantes.

Costa Rica enfrentará la Copa Oro 2015 ante un ambiente muy distinto al que llegó a Brasil 2014, en este caso la colocan como una de las selecciones favoritas al título fuera de sus fronteras, mientras que al interno del país muchos de sus seguidores le desean lo peor a su timonel para que sea despedido y con esto se confirme su teoría que: ¡Todo lo nacional es malo!

Comentarios en Facebook

También podría gustarle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *