Traslado de jueces: el kirchnerismo exigió la destitución del presidente de la Corte Suprema


La demanda de acusación contra el Presidente de la Corte se conoció luego de la autorización del per saltum solicitada por los jueces desplazados que investigan a Cristina Kirchner. Fuente: Archivos – Crédito: Rodrigo Néspolo / La Nación

Cuatro días después de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación autorizara la por saltum para responder a la decisión del gobierno de dar marcha atrás Con el traslado de tres jueces que investigan a Cristina Kirchner, se ha sabido que el oficialismo ha interpuesto un pedido de acusación contra el titular del máximo tribunal, Carlos Rosenkrantz.





El autor de la iniciativa es el diputado del Frente de Todos y miembro del Consejo de la Judicatura, Vanesa Siley, quien presentó el proyecto el 25 de septiembre y exigió que se investigue al presidente de la Corte Suprema por mal desempeño y posibles delitos en el desempeño de sus funciones.



Él el proyecto de resolución es 5039-D-2020 y plantea: << Impulsar un juicio político contra el Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, señor Carlos Fernando Rosenkrantz, por mal desempeño y posibles delitos en el ejercicio de sus funciones, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 53 y acorde con la Constitución Nacional ".


Sobre la base del pedido, declaró el parlamentario: “El mal desempeño que, entiendo, está en la base de este pedido de acusación, no está definido en la carta constitucional, por lo que es el Congreso de la Nación quien debe interpretarlo. Sin embargo, entiendo vigente el alcance de la doctrina establecida hace algún tiempo por Joaquín V. González sobre la finalidad de este mecanismo institucional: “ La finalidad de la acusación no es la sanción del infractor, sino la protección del interés público contra Peligro o agravio debido a un abuso del poder oficial, abandono del deber o conducta incompatible con la dignidad del cargo. Las acciones de un funcionario pueden no ajustarse al vocabulario de Las leyes penales vigentes, no pueden ser delitos o delitos tipificados por el common law, pero sí constituyen un mal desempeño, porque lesionan el servicio público, deshonran al país o la investidura pública, dificultan el ejercicio de derechos mi t garantías de la Constitución, pues proceden de la fuente de la acusación. (Joaquín V. González, Manual de la Constitución Argentina, 1987, 21ª ed. Ed. Estrada, p. 519, se hace énfasis) “.

Y él basó: “El actual presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Dr. Rosenkrantz, ha frustrado gravemente “ el ejercicio de los derechos y garantías de la Constitución ” haber favorecido y muchas veces asegurado la impunidad de los responsables del terrorismo de Estado mediante penas contrarias a la ley vigente. No cabe duda de que esta conducta es inapropiada y contraria a la que cabría esperar de un magistrado del más alto tribunal de la República, más aún en el caso del propio presidente. Basta analizar las condenas dictadas en el caso “Bignone, Reynaldo Benito Antonio y otros s / recurso extraordinario”. CSJ 1574/2014 / RH1 (en adelante caso “Muiña”) y “Recurso de facto inferido por Batalla, Rufino en el caso de Hidalgo Garzón, Carlos del Señor y otros s / inf. Art. 144 bis zinc. 1-último párrafo- según la ley 14616, privación ilegal agravada de libertad (art. 142 inc. 1), privación ilegal agravada de libertad (art. 142 inc. 5), inf. art. 144 ter 10 párrafo – según ley 14616-, inf. art. 144 ter 2o párrafo – de conformidad con la ley 14616 -, homicidio agravado con crueldad – traición a la patria, secuestro de menores de 10 años (art. 146) – texto original de la ley CP 11 179 y derogación del estatuto cívica. De un menor ”(en adelante“ Rufino Batalla ”) para que la Honorable Cámara de Diputados analice si este magistrado ha incurrido en una causa de mal desempeño y, en su momento, formalice la acusación ante el Honorable Senado de la Nación para proceder a su destitución y declararlo incapaz de ocupar ningún trabajo honorable, digno de confianza o remunerado en la Nación ”, añadió Siley en el texto.



Según la parlamentaria y asesora, con sus fallas en estos casos, “Rosenkrantz despreció y enfrentó inaceptablemente los principios fundamentales que determinan el carácter de una amnistía de estos crímenes – posición compartida por la comunidad internacional – respecto de los cuales toda forma de indulto, indulto o conmutación de pena es insuperable. “

La decisión tomada por este ministro en los casos “Muiña” y “Rufino Batalla” agrava intolerable e inaceptablemente a las dos víctimas de crímenes de lesa humanidad, a sus familias ya la sociedad democrática en su conjunto, trastocando y desmantelando las difíciles y múltiples conquistas que se han obtenido en los últimos años para fortalecer la democracia argentina ”, agregó el diputado.

En diálogo con LA NACIÓN, Siley aseguró que la presentación no tiene relación con el reciente acuerdo judicial para analizar la situación de los jueces federales Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli.

Realizamos el pedido el viernes 25 de septiembre. Es una extensión de los cimientos de las tres anteriores solicitudes de juicio político que se presentaron en 2017 en relación con la sentencia 2×1 en el caso Muiña ”, dijo el parlamentario a este medio y recordó que en ese momento Rosenkrantz no estaba al frente del máximo tribunal.

Cuestión de prioridades y gravedad institucional

Siley luego dijo que a pesar de las demandas que ya pesaban sobre el magistrado,El titular de la corte continuó emitiendo opiniones a favor de los represores e investigó sus acciones durante la última dictadura militar en el país.

Cuando se le preguntó si no consideraba que la presentación podría interpretarse como un formulario presión para que Rosenkrantz vote a favor del ejecutivo y confirma la decisión del Senado de reintegrar a los magistrados en sus jurisdicciones originales, respondió: “No es así. Ante todo están mis convicciones sobre el respeto efectivo de las normas constitucionales y garantías de los derechos humanos y, para eso, no hay tiempo que se pueda esperar.“.

“Por otro lado, la resolución para permitir la convocatoria para debatir el por saltum y, en particular, Su voto en el que sostiene que la Corte lo trata, ya adelantó su posición. Lo escribió, no lo dijo de pasada. No pude cambiar la posición de nadie y menos de una persona que es juez de la Corte y lo dejé por escrito. Allí ya ha argumentado que presume la existencia de daño. Tampoco estoy interesado en cambiar de opinión. Sí, me interesa que se haga justicia“dijo el parlamentario en el poder.

Luego agregó: “Si hay prioridad para tratar temas de esta naturaleza, como el traslado de jueces, que se podría decir que no hay daño producido porque en los tres casos seguirán siendo magistrados, mi crítica y yo planteo Por eso no consideras más urgente abordar las causas de lesa humanidad como Ledesma y Blaquier. “

“¿Cual es la seriedad institucional ¿Y el traslado de tres jueces que seguirán siendo magistrados? ¿Cómo no tener gravedad institucional a la hora de cumplir eficazmente con los estándares internacionales y nacionales de derechos humanos? —Pregunta Siley.

Cuando se le preguntó si otros asesores progubernamentales o miembros de su fuerza acompañaron la solicitud de juicio político, Dijo que era una “estrategia colectiva”.

No sé si habrá consenso en la Cámara de Diputados para que se tramite la solicitud. Espero que se resuelva. Que se entienda la gravedad de lo que estamos planteando. Entendemos que los temas de lesa humanidad son urgentes para la sociedad“, cerró el parlamentario.

De acuerdo con los criterios de

Más información

ADEMÁS


READ  El conocimiento de la biología de la AML avanza a favor de la medicina de precisión
More from Teresa San Antonio

Médico admitido a terapia por Covid-19

Según información proporcionada por el secretario municipal de salud, Germán Caputo, Un...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *