Ex asistente de Trump despedida por sus indiscreciones cuenta su historia en la Casa Blanca | Personas

Fuera del registro es la expresión que en periodismo se refiere a información obtenida de fuentes confidenciales o extraoficialmente para no ser publicada. Pero también es el título que Madeleine Westerhout ha elegido para el libro que acaba de publicar sobre su tiempo como asistente ejecutiva y luego directora de operaciones de la Oficina Oval del presidente Donald Trump. Nada sorprendente en la cultura estadounidense tan prolífica en publicaciones de este tipo si no fuera porque Westerhout fue despedida, que ella asegura era “su trabajo soñado”, por ser indiscreta.

Desde que Trump entró en la Casa Blanca Ella era su asistente y luego fue ascendida a ese cargo en el que desde su escritorio, ubicado en la antesala de la oficina presidencial, podía ver quién entraba y salía, a quién llamaba el presidente porque ella era la encargada de hacer esos. contactos e incluso estando presente en algún momento histórico de las decisiones que se toman a partir de ahí. La joven de 29 años también acompañó a Trump, y a su familia, en sus viajes a Camp David o Mar a Lago, las residencias que frecuentan en Maryland y Florida respectivamente.

Una carrera ascendente que auguraba un futuro tranquilo hasta que Westerhout se salió del apuro en una cena y fue despedida a fines de agosto de 2019. En el libro, que dice que se lee como su diario, cuenta el tiempo que pasó en el White House, los detalles de la noche que le costó su trabajo y la confusa situación personal que vivió después de ser despedida. Es casi una tradición que durante los más de tres años que Trump ha sido presidente de Estados Unidos, los numerosos colaboradores de su Administración que han sido relevados de su cargo, hayan realizado declaraciones posteriores que retratan a un líder más impulsivo que venerable. Pero la indiscreta Madeleine Westerhout no va allí. En declaraciones a la revista Personas Explicó que su libro trata sobre “personas que tienen una descripción más precisa de nuestro presidente”. Y agregó: “Creo que ama a este país y está haciendo todo lo que está en su poder para mantener seguros a los ciudadanos estadounidenses, y solo quería compartir con la gente el presidente Trump que llegué a conocer”.

READ  Población enferma y corrupción, factores para superar "escenario catastrófico": López-Gatell

Si se trata de enmendar errores pasados ​​o de hacer justicia a su jefe, será una incógnita para siempre, pero lo cierto es que Westerhout se mostró liviano por el cargo que ocupó durante una cena con periodistas en la que compartió detalles íntimos sobre la familia Trump. Ella acababa de regresar de un viaje con Donald Trump a su club de golf de Nueva Jersey y fue invitada a cenar por otro asistente del presidente con cuatro periodistas en una reunión no oficial. Ahora en el libro cuenta que este tipo de veladas es común entre los empleados de la Casa Blanca y afirma que “quedó claro desde el principio que todo lo que se decía allí era confidencial”.

La bebida debe haber hecho su parte del trabajo y Westerhout comenzó a hablar más. Durante la cena, dijo en particular que se sentía más cercana a Donald Trump que a sus propias hijas. Ivanka, 38 y Tiffany, 26. Sobre este último, fruto del matrimonio de Trump con la actriz Marla Maples, de quien se divorció en 1999, el asistente de su padre dijo: “Tiffany es una mujer joven que intenta encontrar su camino”. Y continuó explicando que estaba cohibida por su peso y no le gustaba que la fotografiaran en compañía de su hermana Ivanka. Para terminar afirmando que Donald Trump nunca le hizo caso a su hija menor y que no le gustaba ser retratado con ella por su “sobrepeso”.

Ahora cuenta en el libro que en esa reunión se sintió cómoda y pensó que “tenía el control total”. Ella continúa: “Yo era el centro de atención y una parte de mí lo disfrutó. Viene de una necesidad de aprobación y un deseo de complacer a los demás que se remonta desde que tengo memoria. La desprevenida empleada no contaba con que sus revelaciones llegarían al personal de la Casa Blanca a través de un periodista y que serían la causa de su despido. No habló en público salvo para publicar un tuit en su cuenta personal en el que agradecía ella por su tiempo en la Administración. Pero Trump habló en uno de sus tweets característicos en el que dijo que Madeleine Westerhout la había llamado para disculparse y dijo: “Tuvo una mala noche. ¡La entendí completamente y la perdoné! Tiffany, ¡lo está haciendo genial! “

READ  El director de AstraZeneca en México dio detalles sobre la producción de la vacuna Oxford contra COVID-19 para América Latina

Una forma de disculparse a su vez con su propia hija con quien las relaciones no son tan estrechas como con otros de sus descendientes. Cuando Donald Trump y Marla Maples se divorciaron, madre e hija se mudaron a California y la joven pasó la mayor parte de su vida allí. muy cerca de la actriz, pero alejado de su familia paterna, se instaló en Nueva York. De hecho, comentó Tiffany a la revista. Del día sobre su padre: “No sé cómo es la figura paterna típica. No es el padre que me llevaba a la playa y nos íbamos a nadar, pero es una persona muy motivadora ”.

En el libro, la ex empleada de Trump afirma que se ablandó en su trabajo, ya que parte de él era “decir no a la gente para salvaguardar el valioso tiempo del presidente”. Y revela lo que alguien le dijo una vez sobre su puesto: “Eres policía de tránsito, en el cruce más importante del mundo”. También lamenta la noche que la llevó a dejar la Casa Blanca: “Por mucho que desearía que la cena no hubiera sucedido y las cosas no hubieran terminado como lo hicieron, estoy muy feliz con todo lo que he aprendido de ella. ,” ella le dijo. a la revista Personas.

Westerhout también pesa sobre El hobby criticado de Trump por tuitear, que una vez admite haber ayudado a escribir sus tweets: “Aunque puede haber algunos que personalmente no me gusten, creo que preferiría tener a alguien que nos diga honestamente lo que está pensando y haciendo que alguien que guarde y dé otro discurso frente a la galería ”. Retrata al presidente como poco aficionado a los periódicos, que prefiere negociar por teléfono, que disfruta cada uno de los tuits que le llegan y que “Conéctate con la gente a un nivel muy personal”, basado en lo que dice que vio a diario. Niega a los que dicen que no lee porque en su opinión lo hace “constantemente” y afirma que “tiene más energía” que el resto de miembros del ala oeste de la Casa Blanca. Si bien reconoce que votó por otro en 2016 y que tardó un poco en entender el atractivo de Trump, afirma que “es un gran líder, padre, esposo que solo busca mirar hacia adelante”.

READ  Un laboratorio estadounidense desarrolló una prueba rápida de coronavirus que costará cinco dólares

Madeleine Westerhout ha regresado a su casa en California, no tiene un nuevo trabajo y niega que su libro esté destinado a cantar un mea culpa En todas las reglas. Pero el presidente ha hecho todo lo posible por elogiarlo y confía en que el futuro “le traerá mucha paz”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *