Un argentino en medio de la guerra: “Están atacando a la población civil con drones suicidas”

Conflicto de la República de Artsakh con Leo Moumdjian, cronista de guerra

Desde que llegó a Armenia, sus cinco sentidos han estado a flor de piel. Hablar de olor a fuego y dice que el sabor de la granada ha aportado un poco de dulzura a sus amargos viajes por ciudades totalmente devastadas. Lo ha visto (casi) de todo: desde casas en ruinas hasta soldados mutilados, a través de misiles smerch integrado en el camino.

Escuchar, dice, es la clave. Con el paso de los días, aprendió a distinguir entre un “dron merodeador” y un “dron suicida”., también llamado “Harop”. Los primeros, explica, tienen un ruido muy peculiar, como un “zumbido de abeja”. Son utilizados por el ejército turco y azerí para tomar fotografías del territorio. Quince minutos después, aparecen los drones suicidas.

“Pesan 23 kilos y pueden volar hasta 6 horas. Una vez que eligen el objetivo, descienden y explotan. Dejan daños de unos 20 metros de radio. En las trincheras donde están los soldados, no le temen a las balas sino a los drones. Lo peor es que también los utilizan para atacar a la población civil.“.

“Este agujero fue una vez una casa en Stepanakert. Otra prueba del ataque turco azerí a la población civil de la República de Artsaj”, dice Leo.

Quien pone en contexto es Leonard Moumdjian. Leo, como se le conoce cariñosamente, tiene 43 años y creció en Valentín Alsina. Licenciado en Ciencias de la Comunicación, periodista y presentador de la revista radial “Ayres de Armenia”, salió de Ezeiza el 10 de octubre rumbo a Ereván (capital de Armenia), como corresponsal acreditado de la Diario de Armenia cubrir el conflicto en la República de Artsaj (Nagorno-Karabaj), con un productor y un camarógrafo.

Leo también es esposo y padre de dos adolescentes de 15 y 17 años.. “Ni a mi esposa ni a mis hijas les convenció la idea de que viajé como corresponsal de guerra porque, En la imaginación social, existe la idea de que las bombas caen de tu lado. Aunque hay una parte de ella, no es. Por otro lado, creo que entiendo que es mi trabajo. No solo como periodista, sino también como armenio. Estamos al borde de la limpieza étnica», Recuerda Moumdjian en referencia a la pelea que motivó su viaje.

READ  Coronavirus hoy en Venezuela: cuántos casos se registran al 31 de octubre
Leo con Garo Seferian. "Trabajamos mano a mano con la sección de prensa del ejército, que nos lleva a lugares teóricamente seguros.", dijo el reportero.
Leo con Garo Seferian. “Trabajamos de la mano de la sección de prensa del ejército que nos lleva a lugares teóricamente seguros”, explica el periodista.

La nota con Infobae Se acordó -al principio- para el lunes 26 de octubre, pero unas horas antes tuvo que ser cancelado. “Estamos en una extracción, así que nos vamos de Stepanakert (capital de la República de Artsaj), porque hubo un alto el fuego que no se respetó. Azerbaiyán continúa disparando misiles en las localidades de Martakert y Martuní. Lo que tengo que hacer es dejar esta zona rápidamente. Cuando llegas a un lugar más seguro, nos comunicamosLeo explicó a este medio a través de los audios de WhatsApp.

El contacto se reanudó el miércoles 28 a las 7 am desde la ciudad de Goris, ubicada en la frontera de Armenia y la República de Nagorno-Karabaj. Apenas levantándose, todavía sin desayunar, el argentino testificó sobre su trabajo en medio de la guerra.

Desde nuestra llegada, hemos estado cubriendo ataques contra la población civil. Porque no atacan zonas de guerra, sino poblaciones civiles: casas familiares, hospitales, catedrales. Mi trabajo es registrar y documentar todo esto. Lo que hago es ir a diferentes ciudades y hablar con la gente de allí y mostrar su realidad ”, dice Leo.

En cuanto a su corresponsal, el periodista también presenció varias advertencias por posibles ataques. “Tuvimos que correr hacia el búnker: una especie de sótano donde estás protegido. Pasamos algunas noches allí ”, dice.

"Durante uno de los cinco ataques nocturnos perpetrados por Azerbaiyán. No podía ponerme los zapatos, los pabuchs del hotel no son la mejor opción. El celular es un compañero indispensable para rastrear información, aunque no siempre hay señal"Leo le dijo a su cuenta de Facebook, mientras esperaba llegar al búnker del hotel.
“Durante uno de los cinco ataques nocturnos llevados a cabo por Azerbaiyán. No podía ponerme los zapatos, los pabuchs del hotel no son la mejor opción. El celular es un compañero indispensable a la hora de rastrear información, aunque no siempre hay señal ”, dijo Leo a su cuenta de Facebook, mientras esperaba para dirigirse al búnker del hotel. .

-¿Qué panorama encontraste?

-La situación es dramática. Las mujeres y los niños de Artsakh fueron evacuados. Los hombres se han quedado y defienden sus tierras. Tienen esta idiosincrasia. Saben que del otro lado quieren eliminarlos y ponen el cuerpo. He visto situaciones desalentadoras. Ambulancias rotas, hospitales destruidos, soldados mutilados. Suena tonto, pero de alguna manera, y después de varios días aquí, es como empezar a naturalizar el bombardeo. Como armenio leo historias de justificación de actos patrióticos, pero como argentino siempre me sorprende mucho la guerra. Muchos.

READ  Los mercados bursátiles globales colapsan debido a una nueva ola de infecciones por Covid-19 y nuevos bloqueos

-¿Cómo se movilizan tú y tu equipo?

-De la mano de la sección de prensa del ejército que nos lleva a lugares teóricamente seguros. Digo teóricamente porque los dos últimos días no pudieron garantizarnos esta seguridad. Tuvimos que ir a Askerán, a dos o tres kilómetros de la frontera, y cuando llegamos empezaron los intercambios. Misiles en la distancia y ametralladoras y fuego a corta distancia. Aunque hubo una orden de alto el fuego, Turquía y Azerbaiyán se doblaron. Los ataques son en todos los frentes (en Mardiní, Mandaquer, Yabraí), pero la zona sur es la más comprometida porque es allí donde los turcos y los azeríes quieren entrar y luego tomar este sector de Armenia y unir el Turquía a Azerbaiyán

Vista de los daños causados ​​a una vivienda en Stepanakert por los enfrentamientos en Nagorno-Karabaj (Foto EFE / Pablo González).
Vista de los daños causados ​​a una vivienda en Stepanakert por los enfrentamientos en Nagorno-Karabaj (Foto EFE / Pablo González).

-¿Qué sientes en medio de la guerra?

no tengo miedo. Soy prudente. Estoy tratando de tener un plan A, B y C. Lo principal es tener bien estudiado el terreno. Más allá de la información que tengo lo que hago es leer las situaciones. Si salgo a una autopista y veo una gran movilización de tropas, lo primero que pienso es: “¿Tengo la oportunidad de salir de aquí?”. El lunes 26 de octubre, mientras íbamos a tomar nota, yo estaba en Stepanakert y empezaron los bombardeos. Hablé con mis fuentes y me dijeron: “Estás medio hecho.” Luego activamos la salida. Es tan peligroso. Además, te cuento una anécdota. Hace cuatro años, en 2016, viajé para informar sobre la Guerra de los Cuatro Días (un conflicto armado entre el ejército de defensa de Nagorno-Karabaj, apoyado por las fuerzas armadas armenias, contra las fuerzas armadas de ‘Azerbaiyán) y Los azeríes me pusieron en una lista negra. Si me atrapan no se si estoy contando la historia.

-Desde tu llegada, ¿has pasado por una situación extrema?

-Si. Era un sábado alrededor de las 5 p.m. Nuevamente, necesitaba dejar Stepanakert, pero solo comencé el domingo a las 8:30 am. Empecé a telefonear, a triangular con Buenos Aires… No podía esperar doce o dieciocho horas: era una eternidad. Pedí ayuda en el vestíbulo del hotel para llegar a Goris y me dijeron: “Acaba de salir un coche. Ahora eso es casi imposible ”. Fui a mi habitación, tomé mis credenciales de prensa, corté la parte armenia y comencé a borrar las fotos de mi teléfono celular.. Sigo pensando que si un azerí me atrapa y me conecta con Armenia, que soy un periodista internacional, juego. Fueron dos o tres horas muy largas. Allí, sentí miedo.

READ  Al Qaeda número dos asesinado en Irán
Granada de mano (fruta nacional armenia) que leí con un habitante (derecha) de Martuni, una comunidad urbana perteneciente a la provincia de Geghark'unik '.
Granada de mano (fruta nacional armenia) que leí con un habitante (derecha) de Martuni, una comunidad urbana perteneciente a la provincia de Geghark’unik ‘.

-Cubrir una guerra en el contexto de una pandemia. ¿Cómo te cuidas?

Para salir a la calle uso un chaleco que pesa diez kilos y un casco, aprieta un poco mi cabeza. Con respecto a COVID-19 en Armenia y Artsakh, veo muy pocas personas con máscaras. También es cierto que no existe tal concentración de población. ¿Como decirte? Me pongo la mentonera y mi gel alcohólico para protegerme y limpiarme las manos, porque aquí hay mucho contacto físico: la gente te presenta, tú saluda a los soldados, a los capitanes … Hacemos lo que podemos.

Leo se define a sí mismo como un participante activo en la causa armenia. Dice que defiende la memoria y recuerda la El genocidio armenio, que marcó 105 años el 24 de abril. La historia, argumenta el periodista, parece repetirse. “El gran gestor de esta guerra es Turquía. Azerbaiyán se ha convertido en un títere de Erdogan. Quieren un Artsaj (Nagorno-Karabaj) sin armenios. Pretenden eliminarlos y eso tiene posibilidades porque la fuerza militar turca es muy superior. Los armenios tienen el coraje de permanecer en las trincheras soportando los ataques. Es urgente que los organismos internacionales se publiquen sobre este tema», Concluye.

Seguí leyendo:

La comunidad armenia en Argentina marchó para exigir el reconocimiento internacional de la República de Artsaj

La dramática historia de una mujer argentina que tiene lista su mochila por si estalla la guerra entre Armenia y Azerbaiyán

More from Alberto Estrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *